EN 'EL ESPEJO'

La beatificación de los mártires de Argelia: lo que el fanatismo no se pudo llevar

Este sábado se beatifica en Orán, Argelia, a los 19 mártires que murieron por su fe a manos de los radicales. 

La beatificación de los mártires de Árgelia: lo que el fanatismo no se pudo llevar

La beatificación de los mártires de Árgelia: lo que el fanatismo no se pudo llevar 

religion_cope

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 11:16

En El Espejo venimos contando que el próximo sábado tendrá lugar la beatificación de 19 mártires de Argelia, un acontecimiento histórico para la Iglesia en el Magreb. El 27 de marzo de 1996 los yihadistas irrumpieron en el monasterio trapense de Tibhirine, en las montañas del Atlas, y secuestraron a siete monjes.

No se dieron cuenta de que dejaron a otros dos: Amédée (fallecido en 2008) y Jean-Pierre, que a sus 95 años participará el sábado en el santuario de la Santa Cruz de Orán, en la beatificación de los 19 mártires asesinados entre 1994 y 1996, durante la guerra civil entre el Ejército argelino y los grupos rebeldes islamistas. Los futuros beatos están encabezados por el obispo de Orán, Pierre Claverie. Además de los siete trapenses hay cuatro padres blancosdos agustinas misioneras españolasdos hermanas de Nuestra Señora de los Apóstoles, un marista, una hermanita de la Asunción y una hermanita del Sagrado Corazón.

Jean-Pierre y Amédée, los únicos supervivientes de Thiberine, perdonaron desde el principio y siguieron viviendo entre musulmanes; hasta con más cercanía que antes. La nueva comunidad trapense de Nuestra Señora del Atlas se ha instalado en Midelt (Marruecos), donde se conserva un memorial de los mártires. En el monasterio original viven, a petición de los obispos argelinos, cuatro hermanos de la comunidad francesa Chemin Neuf. A veces se les une algún matrimonio sin hijos de esta nueva realidad eclesial, en la que conviven consagrados y familias.

Conservan el ritmo de vida de los monjes: la oración y el trabajo del campo, que comparten con dos empleados argelinos. Venden fruta y productos elaborados, y regentan una hospedería muy frecuentada por quienes buscan unos días de retiro. La beatificación del sábado es un hito, al elevar a los altares en un país musulmán a mártires asesinados en nombre del islam. La Iglesia del Magreb quiere subrayar que no fueron víctimas de esta religión, sino del fanatismo en el que cayó el Frente Islámico de Salvación. Por eso en los actos de la beatificación se incluye un homenaje a 114 imanes asesinados por negarse a legitimar la violencia.

Lo más