Boletín

La carta de una esposa de un guardia civil a Sánchez por restar importancia al desplante de los Mossos

"Su cobardía y la vileza de sus amigos, señor Sánchez, contrasta con la profesionalidad, el compromiso y el coraje de los guardias civiles", asegura

La esposa de un guardia civil responde a Sánchez por querer restar importancia al desplante de los Mossos

Alejandro Garcia

Ana Luisa Pombo

Redactora Jefa

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11 oct 2019

Dirigentes de los Mossos d'Esquadra y de la Conselleria de Interior de la Generalitat abandonaron este miércoles la celebración de la patrona de la Guardia Civil en la comandancia de Sant Andreu de la Barca (Barcelona) tras el discurso del jefe del cuerpo en Cataluña, Pedro Garrido. 
Fuentes de la Conselleria señalaron que los representantes de la Generalitat y de Mossos en el acto se marcharon al sentirse ofendidos, "en protesta con los discursos y especialmente las referencias" al mayor cesado Josep Lluís Trapero. El jefe de la Guardia Civil en Cataluña aseguró que "combatirá sin tregua ni pena" a quienes "recorran el camino a la independencia siguiendo la senda del terror".

Tras saltar la noticia, el Ministerio del Interior ha restado importancia al desplante de los mossos a la Guardia Civil. Desde el Ministerio aseguran que ni Pere Ferrer ni Eduard Sallent abandonaron el acto de manera desairada y que se despidieron de los anfitriones.

A continuación, COPE.es publica una carta de la esposa de un guardia civil dirigida a Sánchez tras el suceso de este miércoles en Sant Andreu de la Barca: 

Señor Sánchez, hace tiempo que ha traspasado usted todas las líneas de la decencia pero hoy, usted y su gobierno, se han superado al pedir disculpas a unos separatistas que quieren romper la unidad de España y todo, porque un General, valiente y comprometido, ha recordado que la misión de la Guardia Civil es, siguiendo los dictados de la Constitución y los fundamentos de la propia Institución Benemérita, defender la unidad de España y la libertad y seguridad de todos los españoles. 

Hoy, usted ha dejado de manifiesto su dudosa lealtad hacia nuestra nación y hacia los guardias civiles, hombres y mujeres que tienen la desgracia de estar a las órdenes de alguien como usted, indigno de ese honor. 

Puede que a usted España le importe sólo porque le permite ejercer de nuevo rico, saltando del avión al helicóptero, pero los guardias civiles y sus familias, igual que millones de españoles llevamos a España en la cabeza y la sentimos en el corazón aunque, claro, para eso, hay que tener cabeza y corazón. 

Mientras usted pasea su arrogancia por el mundo, muchos miles de hombres y mujeres que conforman la Guardia Civil, se dejan la piel en la montaña rescatando a personas accidentadas o perdidas; en la carretera, imponiendo respeto y salvando vidas; en el mar, vigilando nuestras fronteras y tratando de evitar que los narcotraficantes rieguen de droga y muerte nuestras calles; en el medio rural preservando la seguridad de personas y bienes que sin ellos estarían desprotegidos; en las unidades de información y antiterroristas arriesgando sus vidas para evitar que otros nos roben las nuestras; miles de guardias civiles velan por la preservación de ese medio ambiente que a usted le gusta tanto nombrar para hacerse ver en foros internacionales en los que de otro modo y sin poner dinero por medio, pasaría desapercibido y se dejan la piel y la vida por nuestra seguridad y nuestras libertades.

Mientras usted se remira en el espejo de las vanidades, miles de guardias civiles y sus familias, son acosados, agredidos y amenazados por esos separatistas a los que usted ha pedido hoy unas vergonzantes disculpas. 

En el camino, mientras usted cabilaba como plagiar una tesis, más de 200 guardias civiles se dejaron la vida bajo las balas y los explosivos asesinos de los terroristas etarras con cuyos amigos ha gobernado usted hasta hace dos días. 

Hoy, mientras un General de la Guardia Civil valiente, reivindicaba la unidad de España delante de los separatistas, asegurando que “Nos mantenemos firmes en nuestro compromiso con España, para trabajar por la libertad y seguridad de todos los ciudadanos. Lo hemos demostrado hace dos años y ahora no será menos. Cada vez que sea necesario, lo volveremos a hacer", usted y su gobierno cometian la indignidad de intentar humillar a la Guardia Civil, disculpándose por esas palabras, ante quienes pretenden romper nuestro orden constitucional y nuestra unidad, para lo cual quieren forzar la salida de los guardias y sus familias de Cataluña. 

Su cobardía y la vileza de sus amigos, señor Sánchez, contrasta con la profesionalidad, el compromiso y el coraje de unos guardias civiles que, a pesar de todo, arriesgarían sus vidas por salvar la de usted y la de esos separatistas a los que usted tanto quiere y que no lograrán su deseo de romper nuestra nación ni conseguirán doblegar a la Guardia Civil, porque bajo el paraguas de la Constitución y para defender la unidad de España y la seguridad y la libertad de todos los españoles, la Guardia Civil muere, pero no se rinde y sus familias tampoco. Como orgullosa esposa de guardia civil, doy fe. 

Lo más