COPE

CRÓNICA COPE

Parejo sentencia el derbi ante el Valencia CF

El de Coslada marcó el gol del triunfo sirviendo su venganza hacia Meriton. Alcácer marcó de penalti el primero y Guedes volvió a marcar un golazo

Parejo pide perdón tras su gol al VCF

Parejo pide perdón tras su gol al VCF

Rafa VillarejoValència

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:06

En cinco minutos se puso el partido cuesta arriba. Un homenaje a la etapa del Giro que a esa hora se disputaba muy cerca de los Alpes. Penalti de Paulista que entre el resbalón del brasileño con neumáticos de seco en firme mojado, y la propia pasada de frenada del central, se llevó por delante a Pedraza. Buscaron sobre el césped alguien que no tuviera pasado valencianista para tirarlo. Era complicado, así que fue Paco Alcácer, engañando y sin celebrarlo quién alojó la pelota en la red. Por cierto, en la foto del gol sale la espalda de Correia que puede hacer grande una máxima que le persigue al lateral portugués: hacia delante aceptable, ¿defender?, mejor no preguntar.

Desde el gol, las rampas se le hicieron más duras todavía a los de Javi Gracia. Una ocasión detrás de otra para los de Emery. El Valencia CF sólo achicaba agua mientras el submarino se sumergía en el área de Jaume.

Los valencianistas no encontraban la ocasión de hilar tres pases seguidos, de construir algo de fútbol en ataque. Así que en ese escenario, sólo cabía una genialidad. Y en el catalogo de genialidades tiene protagonismo siempre Gonçalo Guedes. Tan irregular como decisivo en jugadas aisladas. Especialista en disparos imposibles. La jugada fue ‘made in Guedes’, amaga, progresa, amaga, progresa y al final: zambombazo. Golazo.

Guedes empató el partido con un golazo

Guedes empató el partido con un golazo

Un bombardeo al submarino, dominador absoluto de la primera mitad que sin embargo se iba al descanso en La Cerámica con la sensación de haber dejado con vida a su vecino de Comunitat.

Soler fue titular en el centro del campo

Soler fue titular en el centro del campo

En la segunda parte salió algo más vivo el Valencia. La tuvo Álex Blanco antes de irse al vestuario. Condujo de maravilla Carlos Soler desde el centro del campo, sirvió en bandeja, balón adelantado, pero al extremo se le vino la pelota a la bota derecha y al ir a chutar, quedó evidente lo zurdo cerrado que es el chaval. Cheryshev al campo. Guedes lo intentó, pelín chupón en un par de ocasiones desde la frontal del área, probando fortuna como si todos los días fueran domingo.

En la balanza el Valencia equilibró el partido en cuanto al dominio. Pero el guion de este encuentro se escribió el 13 de agosto. Ese día Dani Parejo era presentado como futbolista del Villarreal, regalo incluido de Meriton al vecino. Eso sí es ‘germanor’ y lo demás tonterías. El regalo incluía a Coquelin por si el presente les parecía poco. En el minuto 69, el de Coslada recibe el cuero en la frontal, levanta la cabeza, dispara, el balón da en Diakhaby, fiel a su cita en los goles contrarios, y convierte el chut en parábola imparable para Jaume. Parejo no lo celebra, luego pidió perdón y sólo le faltó ponerse de rodillas. Seguramente le hubiera apetecido una peineta mirando a Singapur, pero a Parejo si algo le sobra, es elegancia, como futbolista y como persona.

Tras el gol, el Valencia lo intentó como pollo sin cabeza. Con futbol deslavazado. Kubo dejó al Villarreal con diez a falta de los cinco del descuento. En esos minutos, Diakhaby fue lo más peligroso del ataque valencianista, síntoma inequívoco del despropósito.

El Valencia cosecha su tercera derrota de la temporada en seis jornadas y sigue sembrando muchas dudas sobre su fútbol. Débil en defensa, vacío en ataque.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar
Directo Tenis. Roland Garros

Tenis. Roland Garros

Con Ángel García

Escuchar