COPE

La obra del poeta zamorano Claudio Rodriguez llega a los jóvenes

Edición de Luis Ramos de la Torre y Fernando Martos Parra con la colaboración de la Diputación Provincial de Zamora y del Seminario Permanente Claudio Rodríguez.

Claudio Rodriguez

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 08:01

A la poesía se entra en la juventud. Cuando se adquiere conciencia de la necesidad del lenguaje y se disfruta de su complejidad. Es en esa eternidad que es la juventud, en esa mirada que no tiene dueño, como dice Claudio Rodríguez, cuando uno se pregunta por lo que le rodea y por el lugar que ocupa en todo ello. Las metáforas dejan de ser una adivinanza o juego de lenguaje y empiezan a dar claridad a las cosas vividas y a sus muchos matices. Es cuando descubrimos un significado que nos toca y las incorporamos a nuestra propia experiencia.

Por ello, desde el SEMINARIO PERMANENTE CLAUDIO RODRÍGUEZ siempre se ha visto necesaria la edición de una Antología para Jóvenes sobre su obra poética, en la que partiendo de las palabras del propio autor sobre dos conceptos que nos parecen cruciales en su cosmovisión como son el amor y la alegría, pueda quedar clara la visión ética que el poeta asume desde su definición de la poesía como participación con el mundo y las cosas que nos rodean.

A la poesía se entra en la juventud y casi nunca solo. Más bien de la mano de alguien, acaso una amistad, un profesor, una canción. Esta antología pretende, por ello, reducir el azar de que alguien no encuentre quien le acerque las palabras precisas que necesita para que la luz íntima entre y dé música sin pausas en el momento mismo en que ama.

Los jóvenes interesados por la poesía, y por extensión todos los lectores, van a poder disfrutar aquí de una serie de poemas fundamentales escritos por un poeta cercano que, a través de una obra poco extensa pero universal, y siempre al lado del caminar, supo contemplar lo que le rodeaba y admirar el mundo desde una visión tan especial como esencial y propia.

Siguiendo esta idea, y sin ningún tipo de reducción ni adaptación, en esta antología se han seleccionado los poemas posiblemente más representativos de la obra canónica de Claudio Rodríguez respecto de dichos conceptos, intentando acercar a los jóvenes otros contenidos poéticos esenciales en su obra. Así, las respuestas que pueden encontrar son tan potentes, tan decisivas y actuales, que hemos colocado los poemas en primer lugar para que no pasen sin ellos y para que pasen por ellos, desde esa propagación inmensa del que ama. Al final del libro aparece un pequeño epílogo esclarecedor que con sus reflexiones sencillas y cercanas acompaña a la lectura de los poemas de este gran autor.

Conviene recordar como Claudio Rodríguez, siendo muy joven, comenzó a escribir un libro esencial en forma de poema único y altamente revelador, y como haría cualquiera en su caso, se lo mostró a los amigos y escritores que le rodeaban y todos reconocieron enseguida su valor e importancia. A los diecinueve años y con el título Don de la ebriedad, decidió presentarlo a un premio importante. Así, ganó el Premio Adonais, uno de los certámenes de poesía más prestigiosos en ese tiempo y, con ello, comenzó una aventura que ha sido catalogada como el viaje poético de uno de los mejores escritores del siglo XX español.

Nombrar a Claudio Rodríguez es hablar de un poeta joven, un poeta de la luz, un poeta caminero, y sobre todo un poeta en el que el amor y la alegría aparecen como dos claves que rejuvenecen su poesía y la hacen aparecer como algo siempre reciente.

Hacía falta ya una Antología para Jóvenes de Claudio Rodríguez, por eso en este libro los editores han querido reflejar cómo esa alegría y ese amor, centrados desde el principio en la participación poética, alzan está poesía siempre abierta y a lo vivo.

En cuanto a la propia edición de la antología, BARTLEBY EDITORES ha hecho un trabajo ejemplar, sin regateos tipográficos y con una generosidad encomiable para poner cerca del espíritu lector esta selección de poemas. El conjunto respira muy bien, con espacios suficientes y una factura que facilitará sin duda la asimilación del mundo poético de Claudio Rodríguez, quien siempre atendió al resplandor de los seres, algo que en esta antología se cifra también en una cuidadosa presentación que no traiciona en absoluto esta poesía luminosa. Muy acertada la ilustración de cubierta de la ilustradora zamorana ALMA DOMINGO, que anima a entrar en el libro.

Esta edición ha sido posible gracias a la colaboración de la DIPUTACIÓN DE ZAMORA, que apoya la edición con la compra de 214 ejemplares para su distribución en bibliotecas públicas, bibliobuses, clubes de lectura, IES y centros concertados de Secundaria de la provincia de Zamora. También colabora la Fundación Caja Rural con la compra de 50 ejemplares.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar