La central térmica de la Robla cierra tras 50 años de actividad

robla

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 09:06

El 2020 pasará a la historia por ser el año de la pandemia del Covid-19, pero también por el cierre de la central térmica de la Robla, propiedad de la compañía Naturgy que no ha llevado a cabo las mejoras medioambientales exigidas por Europa para poder continuar con su actividad. Construida en 1970, la central llegó a emplear a 300 trabajadores en la época de mayor rendimiento. Ahora el cierre definitivo supondrá la destrucción de 120 puestos de empleo, 80 de ellos directos y 40 de empresas auxiliares.

Sobre posibles proyectos en la zona que puedan sustituir el empleo que generaba la central térmica, Santiago Dorado, alcalde de la Robla, apunta que “hay proyectos de energía renovable, tanto fotovoltaica como mediante aerogeneradores”, pero “eso evidentemente no genera el empleo que generó la térmica en su momento y que generaba todavía ahora”.

Unas instalaciones ubicadas en el municipio de La Robla, ya afectado por el cierre de la minería, “que en su momento llegó a tener 2.000 empleos y que a 31 de diciembre de 2018 todavía contaba con 400 personas”. No obstante, su alcalde se muestra “optimista dentro de la gravedad de la situación”, porque “La Robla es un municipio con una gran historia industrial”, lo que le hace estar “convencido” de que “se saldrá adelante”, para lo que “aún queda la fábrica de cementos, una fundición eólica que ya está empleando unas 90 personas y fábricas de embutidos, entre otras, que necesitan ayudas de las instituciones, principalmente de la Junta de Castilla y León y del Gobierno de España”

A efectos económicos, con el cierre de la central térmica, el Ayuntamiento de La Robla dejará de ingresar 1,2 millones de euros, entre 900.000 euros de IBI y 300.000 euros de IAE, de un presupuesto de 4,2 millones, lo que supone “un 30 por ciento del presupuesto que se notará en las arcas municipales”.

No obstante, en previsión de que este momento llegaría, el Consistorio lleva ya un tiempo “intentando preparar las cuentas para que esto no tenga unas consecuencias demasiado graves” y que, “aunque las va a tener”, que “no nos vea obligados a hacer ningún tipo de reconversión”.

La central térmica de Compostilla II, en Cubillos del Sil, perteneciente a Endesa, también deja de estar operativa tras 60 años de actividad, un varapalo para esta provincia que tenía en la minería y la energía eléctrica a dos pilares fundamentales de su economía. En este caso, la compañía anunció que invertirá 600 millones de euros en distintos proyectos de energía eólica y solar que se desarrollarán en la zona y que supondrán “una elevada creación de empleo”. En concreto, Endesa planea crear instalaciones renovables capaces de producir hasta 700 megavatios (MW).

Ayer martes se dió el primer paso en su proceso de desmantelamiento definitivo, que contará con un plazo aproximado de cuatro años para que en las zonas donde estaban ubicadas quede solo su recuerdo, igual que ocurrió con la actividad minera que las surtía de carbón.

La ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, colgaba en la red social Twitter un mensaje de despedida. “Se apagan definitivamente más de la mitad de nuestras térmicas de carbón. Durante décadas han contribuido al progreso del país. La salud y medio ambiente, la seguridad climática y su coste nos hacen pasar página, pero no olvidamos su aportación ni la de las familias de sus trabajadores. Queremos agradecerles su dedicación y facilitar una transición justa”, exponía la ministra.

Por su parte, el consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Carlos Fernández Carriedo, envió una carta al ministerio dirigido por Ribera, para pedirle que las empresas titulares de las centrales térmicas aprovechen las infraestructuras existentes para el desarrollo de nuevos proyectos energéticos renovables, priorizando aquellos que sean más intensivos en empleo en la fase de explotación, así como la atracción de nuevos proyectos empresariales que compensen el empleo destruido y el desarrollo de empresas locales con el apoyo de las eléctricas, a través de colaboración público-privada.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar