COPE

SALUD Y NUTRICIÓN

El desconocido vegetal que posee el doble de proteínas que el huevo y más calcio que la leche

Conoce los sorprendentes aportes nutricionales de alimentos fáciles de consumir, como la moringa, y que ayudan a mantenernos sanos

Audio

Hoja de la Moringa

Redactor COPE Málaga

Málaga

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:38

En los últimos años han llegado hasta nosotros alimentos que ayudan a cuidar de nuestra salud. Productos que en algunos países llevan décadas e incluso siglos consumiendo por sus altos valores nutricionales. Se trata de alimentos que son cien por cien naturales y cada vez más fáciles de encontrar en tiendas especializadas o supermercados.

Nos vamos a centrar en tres alimentos cuyos altos valores nutricionales están contrastados y que, por sus propiedades, son muy recomendables sobre todo para personas que practican deporte. Nos referimos al acai y a la moringa. También hablamos de una bebida que nos cuida por dentro: la kombucha.

ACAI

El primero nos lleva directamente hasta Brasil. El acai es una pequeña baya de color oscuro, casi negro, que crece en palmeras. El 10 por ciento de este fruto es pulpa y el 90 por ciento restante corresponde al hueso. Hay que partir de la base de que el acai es un fruto rojo, y por lo tanto cuenta con un gran poder antioxidante al poseer una alta concentración de vitamina C. Su sabor es parecido al de la frambuesa pero con un toque de uva.

La bióloga y técnica en Dietética y Nutrición, Ana Higueras asegura que la baya de acai es un fruto muy recomendado para personas que realizan un gran desgaste físico“en sus países de origen se ha consumido desde la antigüedad porque tiene muchos beneficios como la mejora de la circulación”.

Además de contar con una alta concentración de vitaminas, el acai también contiene ácidos grasos esenciales Omega 3, 6 y 9.

ctv-ryl-acai-2253253 1920

MORINGA

Se trata de un árbol y aunque su principal país de origen es la India, también se puede encontrar en algunas partes de África donde es llamado ‘el árbol de mamá’. Desde la antigüedad ha sido usado por el hombre con fines medicinales.

De la moringa se usan varias partes, pero sus hojas son las que más propiedades ofrecen. Según Higueras, esta planta “es realmente excelente”. Para dietas vegetarianas la hoja de moringa, ya sea en infusión o molida en polvo, es muy recomendable. Una de las cualidades es su alto contenido en proteínas “superior incluso al del yogur o el huevo”. En cuanto al calcio “supera a la leche, y sus niveles de vitamina A son cuatro veces superiores a los de la zanahoria”, destaca Higueras. Otro de los componentes que la moringa contiene en un nivel elevado es el hierro “muy por encima del que ofrece la espinaca”.

Por su sabor agradable, las hojas de la moringa las podemos consumir en polvo aderezando “zumos, batidos o ensaladas”. También como infusión acompañado por un poco de estevia para proporcionarle dulzor.

La experta recomienda este alimento en dietas veganas porque “de los 21 aminoácidos que tiene el ser humano, la moringa proporciona 18”.

KOMBUCHA

Estar sanos por dentro se nota en nuestro aspecto exterior. Por ejemplo, una piel tersa y nutrida o un pelo fuerte y brillante suelen ser indicadores de que nuestro cuerpo se mantiene saludable. Para cuidarnos por dentro no existen grandes secretos y casi todo pasa por vigilar lo que comemos, es decir, mantener una dieta sana y equilibrada. Pero además de cumplir con esa regla de oro, existen productos que nos ayudan a mantener nuestra salud por dentro. La doctora en Nutrición y profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Málaga, Julia Wärnberg, nos recomienda la kombucha. Se trata de una bebida probiótica con sabor a té fermentado que suele encontrarse en tiendas especializadas.

Al tratarse de un probiótico, como ocurre con el yogur o el kéfir, la kombucha mejora nuestra microbiota: “El intestino tiene microorganismos que pueden ser beneficiosos pero también pueden ser perjudiciales. Alimentándonos con probióticos fomentamos una microflora beneficiosa”, asegura Wärnberg.

ctv-ark-kombucha-3386823 1920

Al igual que ocurre con el yogur, la bebida de kombucha podemos comprarla preparada o elaborarla en casa. La kombucha es una colonia de bacterias y levaduras con aspecto gelatinoso, de consistencia similar a una silicona, a la que se añade un té con azúcar y se deja fermentar durante una semana; “pasado este tiempo se obtiene un líquido que ya es ligeramente más ácido, tiene un poco de gas y mucho menos azúcar porque los microorganismos la ha transformado en ácidos y otras sustancias”, indica la doctora.

Además, la bebida de kombucha tiene la ventaja de que puede ser aderezada con otros saborizantes o algún zumo de frutas“a mí me gusta. Es parecido a un refresco. Está un poco dulce, un poco ácida, tiene algo de gas”. La doctora anima cambiar el hábito del refresco por algo parecido pero muchísimo más sano como es la bebida de kombucha.

También te puede interesar:

Estas son las frutas y verduras que no pueden faltar en tu dieta en invierno

Esto es lo que debes comer si quieres presumir de melena

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo