COPE

¿Qué hacer con los alimentos con moho?

Cómo deberán almacenarse los alimentos, cómo actuar cuando aparece y qué alimentos pueden ingerirse

ctv-aln-shutterstock 127061000
Mercedes Muñoz de la Peña
@Mercedesmps

Redactora COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:45

El moho es una amenaza común en la cocina. Te damos todas las claves para saber si se pueden o no consumir, ya sea total o parcialmente. La mayoría si nos encontramos moho lo que suele hacer es tirar la parte estropeada y consumir el resto, pero… ¿realmente debemos hacer esto?

Es frecuente que en algunos alimentos observemos moho si tardamos tiempo en consumirlos, incluso aunque estén bien conservados. Si nos ocurre debemos tener en cuenta qué tipo de alimento es pues en algunos podemos retirar la parte con moho y comerlo sin problemas, sin embargo, en otros es muy peligroso y hay que tirarlos enteros.

¿Qué hacemos con los alimentos con moho?

El moho de los alimentos no es comestible, aunque si por error ingieres una pequeña cantidad y no tienes problemas de salud es probable que no te pase nada, a no ser que seamos alérgicos a algún tipo de hongo o que tengamos el sistema inmunitario muy debilitado. En este caso puede, puede producirse una reacción alérgica de más o menos gravedad. Las reacciones más frecuentes en estos casos son afecciones respiratorias.

Hay algunos alimentos que debemos tirarlos enteros si tienen moho, pero en otros casos bastará únicamente con tirar la parte afectada. Veamos con detalle:

Alimentos que debemos tirar enteros

  • Embutidos y carnes ahumadas.
  • Cualquier carne cocinada y los guisos de cualquier tipo.
  • Cereales y sus derivados, como pan, pasta…
  • Legumbres.
  • Yogures, cremas agrias o quesos blandos o de untar.
  • Mermelada.
  • Frutas y verduras blandos.
  • Frutos secos y sus derivados, como cremas de cacao o cacahuetes.
ctv-zre-shutterstock 151266971

Alimentos que se pueden consumir retirando el moho

  • Los quesos duros es decir, aquellos que tienen poca humedad, como el manchego, el emmental o el gouda se pueden comer después de quitar con un cuchillo toda la parte que rodea el moho, con una propina de dos centímetros alrededor y por debajo de la zona afectada. En queso rallado o ya cortado directamente se aconseja tirar.
  • Jamón y embutidos curados.
  • Las frutas y verduras duras, que tienen un bajo contenido en agua, (como el repollo y la zanahoria), basta con cortar las partes mohosas antes de comerlas con un centímetro de margen.
  • Algunos vegetales duros, como las zanahorias y la calabaza, el salchichón duro o los quesos curados siempre que cortemos al menos un par de centímetros de margen.

Es muy importante que con el cuchillo no toques las partes que están en mal estado y que no huelas la zona con moho, ya que su toxicidad podría introducirse en las vías respiratorias y darte problemas de salud

Lo mejor es evitar que aparezca moho en la comida, y para ello, debemos:

  • Conservar los alimentos a baja humedad y temperatura adecuada según el producto.
  • No dejar los alimentos cocinados fuera de la nevera más de dos horas y mantenerla siempre tapada.
  • Mantener limpios los lugares de almacenamiento, como el frigorífico y la despensa.
  • Otra conducta aconsejable por el bien de nuestra economía y del planeta es no comprar más alimentos que los que se van a consumir. De esta forma no se echa a perder, se evitan riesgos necesarios y no se desperdician alimentos.

Podemos resumir en una frase lo aconsejado y actuar en consecuencia: “Alimento mohoso, siempre sospechoso”.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo