¿Por qué la lana abriga más que otros tejidos?

La lana es uno de los tejidos que más protege nuestro cuerpo del frío

Ovejas en imagen de archivo

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 15:13

La lana es uno de los tejidos que más protege nuestro cuerpo del frío. Se trata de una fibra natural que se obtiene de la esquila de los ovinos (caprinos y, principalmente, ovejas), pero también de otros animales como las llamas o las alpacas. Como parece lógico, las lanas que más abrigan proceden precisamente de animales que viven en lugares con temperaturas de frío más extremas. Es el caso de la alpaca de los Andes o la cachemira (una cabra que vive en el Tibet) y que por cierto son consideradas por su finura de las más selectas del mundo.

En cuanto a la lana de oveja, las más preciadas  son las que proceden de animales de entre tres a seis años. Dependiendo de la raza, una oveja puede producir cerca de tres kilos de lana fina o de dos a seis kilos de lana gruesa.  Pero ¿qué hace que todas estas lanas sean perfectas para los meses de frío? ¿Cómo nos aíslan? La gran capacidad que tienen de mantener el calor corporal responde a las propiedades químicas y físicas de esta fibra natural. Su forma rizada  permite que se cree una cámara de aire entre las fibras. Cuando este aire circula entre ellas hace de regulador térmico. 

Además otra de las propiedades que también influye a la hora de darnos calor y de mantener nuestra sensación térmica, es que también gracias a estas fibras la lana es hidrófoba, es decir repele el agua, lo que la hace muy oportuna cuando el frío lleva aparejado humedad. 

Etiquetas

Lo más