• Martes, 26 de septiembre 2023
  • ABC

COPE

Noticias

Estas son las sorprendentes ciudades con mejor agua de grifo de toda España

Casi todas las provincias cuentan con un agua de grifo muy buena o de una calidad aceptable, mientras que en el otro extremo, algunas de ellas rozan los límites de la potabilidad

El agua de grifo en España es, en líneas generales, de buena calidad

KOEN VAN WEELEFE/EPA

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 23:56

A pesar de la vieja descripción de incolora, inolora e insípida, lo cierto es que el agua sí tiene matices diferentes, ya que cuenta con minerales y otras sustancias que alteran sus propiedades naturales y le dan no solo un mejor o peor sabor, si no que incluso marcan su nivel de calidad.

Esto va más allá si hablamos de las aguas de grifo, que además de por su procedencia, también están tratadas y saneadas de diferente manera en cada zona, lo que genera las famosas desigualdades que dan lugar a los dichos populares, como aquel que dice que la de Madrid se distingue por su buen sabor mientras que otras, como la de Barcelona, se encuentran en el punto contrario. Pero, ¿que hay de cierto en esto?

Pues en realidad, mucho, ya que no todas las aguas de grifo en España saben igual. De hecho, existen grandes desigualdades si se presta atención a los diferentes estudios encargados de analizar la calidad de este preciado líquido.

En líneas generales, la gran parte de las provincias y localidades de España pueden presumir de tener un agua de calidad aceptable, pero también existen ciertas zonas donde los resultados son mucho más comprometidos.

Los principales factores que influyen en lo buena o mala que pueda llegar a ser el agua de una determinada zona son, principalmente, la presencia y la cantidad de ciertas sustancias como el calcio, el magnesio o el cloro, que alteran la máxima del incolora, inodora e insípida sustancialmente.

Y la presencia de estas sustancias viene marcada por factores como, por ejemplo, la contaminación de la fuente de origen, en muchas ocasiones ríos o aguas subterráneas, siendo estas últimas las más frecuentes.

Una imagen del río Guadiana

BeldadEFE


De hecho, y según el informe técnico de Calidad del Agua de Consumo Humano en España realizado por el Ministerio de Sanidad a fecha de 2019 -el más reciente-, el 80,9% de las captaciones en el país proceden de aguas subterráneas, el 13,7% de aguas superficiales y solo un 0,1% de la lluvia, a lo que habría que añadir el 5,3% del que no se notifica su origen.

Pero igual de importante es el origen, como las condiciones naturales del terreno en donde se encuentra, ya que de ahí vendrá su composición mineral.

De este modo, no es lo mismo que el agua venga de la sierra de Guadarrama en Madrid, por ejemplo, con una mayor presencia de piedra granítica, característica que facilita el filtraje de minerales, que en zonas con mayor cantidad de roca calcárea, que al ser mucho más soluble alterará el sabor final, dándole un toque más desagradable, tal y como courre en la zona de Alicante.

Esto es lo que se conoce como 'agua dura', es decir, con una proporción de cal más elevada, algo especialmente característico de la zona sur de España y de la costa del Levante, mientras que las 'aguas blandas', con menor cantidad de cal, son más usuales en las zonas del norte del país.

Además de la mineralización, otros factores a tener en cuenta para el estudio del agua serían, tal y como recoge la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), la presencia de metales naturales o derivados de las conducciones (como el cobre o el zinc), los trihalomentanos (resultado de reacciones del cloro), la presencia de plaguicidas (derivados de los cultivos), la turbidez (presencia de partículas que disminuyan la transparencia), la microbiología (existencia de patógenos) y el precio (gasto medio según las tarifas existentes).

La clasificación de las aguas

Sin embargo, es importante destacar que el agua que se consume en España pasa por unos férreos controles, estando muy legislada, por lo que su consumo esta respaldado en un porcentaje que rondaría el 99,5%, según datos del Ministerio de Sanidad.

Aunque por otro lado, esto no impide que haya claras diferencias entre unas y otras, llegando en algunos casos a disparidades realmente llamativas.

Así, hay zonas que a pesar de tener malas cifras en algún parámetro, tienen una relativamente buena calidad de agua. Por ejemplo, según el estudio de Control del Agua del Grifo de la OCU de 2014 -último año realizado- y tomando solo las capitales provinciales, Valencia y Castellón tienen muy mala valoración en la dureza de su agua pero tienen una buena calificación en línes generales, mientras que Ávila suspende en presencia de metales pero tiene una de las mejores aguas del país.

Muy buenas

Según el citado informe, las mejores aguas del país las podemos encontrar en Burgos (pocos minerales, nada de cal, buen precio y sin contaminantes), San Sebastián (mineralización ligera, pequeña presencia de cobre, quizás originiario de las tuberías, pero buenos parámetros en todo, especialmente en higiene y en contaminiación, además de ser barata) y Las Palmas (buenos estándares en todo a pesar de su ubicación, que podría llevar a pensar en altos niveles de salinidad).

Pero lo cierto es que el agua en España es buena o muy buena en el 89% del territorio, destacando por su calidad en zonas como Pontevedra, Badajoz, Madrid, Tarragona, Palencia, Córdoba, Guadalajara, Ourense, Jaén, Málaga, A Coruña, Ávila, Cuenca o Murcia, que es la que en 2014 cerraba esta clasificación.

Buenas

Con la calificación de 'buena' nos podemos encontrar la mayor parte de los territorios nacionales, llevándose esta etiqueta en Oviedo, Granada, Bilbao, León, Gerona, Soria, Albacete, Santander, Tenerife, Huesca, Zaragoza, Lugo, Lérida, Pamplona, Segovia, Vitoria, Almería, Salamanca, Toledo, Zamora, Sevilla, Valencia, Valladolid, Cádiz, Castellón, Alicante, Cáceres y Teruel.

Aceptables

Las que se tienen que conformar con una calidad 'aceptable' serían las ciudades de Barcelona, Huelva, Logroño y algunas zonas de Zaragoza, lugares en donde se han registrado problemas referidos a la desinfección, al hallarse presencia de microorganismos aerobios.

Malas

Pero la peor paste del pastel se lo llevarían las calificadas directamente como 'malas', con Palma de Mallorca, Ciudad Real y algunas zonas de Palencia en este nivel. Así, según este estudio, dentro de las peores capitales provinciales de España, Ciudad Real tiene problemas por la presencia alta, casi al límite, de trihalometanos, mientras que Palma de Mallorca presenta un agua muy dura, muy mineralizada y con mal sabor.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar