La revelación de Kiko Hernández sobre "Crónicas marcianas" que deja en un pésimo lugar a Javier Sardá

El colaborador desvela las estrategias que se seguían en el programa para ganar audiencia. "Nos decíamos de todo por pasta", lamenta ahora

Vídeo

 

AGENCIAS

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:33

Kiko Hernández ha querido abrir su corazón para tratar un tema complicado. Y lo ha hecho para hacer una sorprendente revelación acerca de Javier Sardá y su programa 'Crónicas Marcianas'. El colaborador de "Sálvame" no ha tenido ningún problema en reconocer que se avergüenza de su pasado televisivo, una confesión que se produce después de ver una entrevista a Encarni Manfredi, madre de Patricia Ledesma, su pareja dentro de "Gran Hermano 2".

"Nos decíamos de todo por pasta, la vida ha cambiado, ella es abuela, yo soy padre y veo la vida de otra forma", comenzaba detallando Kiko tras escuchar las palabras que le dedicaba Encarni en el canal de YouTube de Dareol Rewind.

Una realidad que le llevó a hacer cosas de las que, hoy en día, se arrepiente: "Antes me ganaba la vida de otra forma, quizás, más sucia porque era 'vente a poner a parir a esa persona, me llevaba un dineral y son cosas que ahora no haría".

Y es que, con el paso del tiempo, Kiko se ha dado cuenta de que erró: "Me avergüenzo de haber participado de eso, que por dinero te sentabas y ponías a parir a alguien, llegué a decir tales burradas de Encarni que me demandó, gané porque hubo un fallo de forma y tal, si no, me hubiera ganado. Y con eso aprendí que no todo vale".

Además, el colaborador asegura que "no volvería a hacer ese tipo de televisión, solamente veía el dinero y que esto iba a pasar muy rápido", y no dudó en arremeter contra Crónicas Marcianas: "Me dijeron que tenía que decir una serie de cosas, dije que no y me llamó Javier Sardá para decirme lo que tenía que decir, tengo una memoria de elefante".

Kiko Hernández también reconoce que no podía dormir "por la tensión" cuando el programa corría el riesgo de salir de la parrilla.  "Cuando Buenafuente empieza a hacer daño [desde Antena 3] y a ganar, se anunció que quedaban 100 programas para acabar Crónicas. No te imaginas cómo eran esos programas... Yo no podía dormir de la tensión, porque el programa se iba a terminar y nos ganaba el otro".

Lydia Lozano, que trabajaba en aquella época en Tómbola, también ha reconocido que Sardá se interesó en ella para incorporarla a la plantilla de Crónicas Marcianas y se citaron en Barcelona. Finalmente, ella declinó la oferta. 

Enhorabuena Belén y Miguel por una boda tan especial! Gracias @protocolonovios

Una publicación compartida de  Kiko (@kikohernandeztv) el