¿Por qué debemos guardar los dientes de leche y nunca tirarlos?

Un diente puede llegar a salvar la vida a un niño al transformarse en cualquier célula del cuerpo

¿Por que debemos guardar los dientes de leche y nunca tirarlos?
Ismael Figueroa
@IsmaelFigueroa_

Redactor COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:47

Se trata de una de las tradiciones más antiguas. Cuando se nos cae un diente de leche, lo colocamos debajo de la almohada y el famoso Ratoncito Pérez viene a por él a cambio de un regalo. En este momento nos olvidamos del diente y deberíamos pedirle al Ratoncito que lo traiga de vuelta porque puede suponer la salvación de la vida de un niño en el futuro.

Un estudio publicado por el Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos ha revelado que los dientes de leche contienen células madre que han estado poco expuestas a daños medioambientales y, por ello, son realmente valiosas para poder ayudar a regenerar nuevas células en otras partes del cuerpo. Podrían ser utilizadas en numerosos procedimientos médicos que podrían llevar a salvar la vida del niño en un futuro.

El buen estado de estas células hacen de ellas la habilidad de transformarse en cualquier célula del cuerpo. Por ello, en la medicina actual es realmente importante su existencia ya que es fundamental en tratamientos de enfermedades graves, entre las cuales se encuentra el cáncer. Aunque no es la única enfermedad para la que se utiliza este tratamiento, sino que incluso se han llegado a utilizar para la regeneración ósea, células neuronales, tejido ocular o, incluso, para la prevención de ataques cardíacos.

ctv-adz-n-731

Los científicos indican que las células madre de los dientes de leche pueden convertirse en un recurso para el desarrollo de nuevas terapias e investigaciones.

Inyectar en una persona sus propias células madre en el músculo cardíaco es un nuevo sistema útil y seguro de tratar el fallo cardiaco en fase terminal, según un estudio publicado en la revista Circulation: Journal of the American Heart Association.

Consejos para que los niños se laven bien los dientes 

El cepillado de dientes es el gran olvidado del cuidado de la salud, y es que la higiene bucodental está menospreciada por casi todo el mundo. Desde que aparecen los primeros dientes es aconsejable comenzar el cepillado para evitar enfermedades.

  • La técnica más fácil es realizar movimientos circulares con el cepillo con la boca cerrada, cuando el niño tenga más habilidad, puede incorporar la técnica vertical de la encía al diente.
  • Los niños deben lavarse los dientes mínimo dos veces al día, siendo la de antes de irse a dormir la más importante.
  • La duración del cepillado es muy importante, debe ser superior a un minuto y el niño tiene que escupir el exceso de pasta dentífrica.
  • El cepillo de dientes puede ser manual o eléctrico, con un cabezal suave y pequeño, adecuado a su edad y tamaño.
  • Existe un pequeño truco para saber si los pequeños de la casa se han lavado los dientes de forma correcta. En las farmacias venden un líquido que tiñe de color la zona de los dientes que no se ha cepillado bien.

Estos consejos vienen de la mano de la Dra. Sara Hawkins, directora de la Unidad de Odontología Infantil de Vithas Internacional. Un pequeño gesto, que debería ser automático cada vez que termináramos una comida, puede ser importantísimo para la prevención de enfermedades bucodentales.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo