COPE

Los ejercicios de fisioterapia ayudan a reducir el dolor provocado por la endometriosis

Europa Press

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:31

El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) ha destacado "la gran utilidad del tratamiento de fisioterapia" para las pacientes con endometriosis como complemento al tratamiento médico, con técnicas dirigidas a paliar los síntomas y que ayudan a la reducción del dolor y, según los casos, fomentan la liberación de adherencias, corrección de las alteraciones posturales, relajando la musculatura y rompiendo el ciclo de dolor.

"Las pacientes con endometriosis suelen intentar autogestionar su enfermedad a través de cambios en su estilo de vida, con la aplicación de calor, descanso o ejercicios de relajación, pero es necesario acudir a un especialista para mejorar realmente la calidad de vida", señalan los fisioterapeutas, que informan de que los tratamientos médicos más frecuentes de la endometriosis pueden incluir terapia hormonal, administración de analgésicos y, en casos más severos, cirugía.

Asimismo, recuerdan que la endometriosis es una enfermedad inflamatoria crónica provocada por la proliferación de tejido del endometrio más allá de su propia cavidad, que afecta a los tejidos pélvicos, incluyendo los ovarios, pero también puede incidir sobre órganos más lejanos, como el estómago o el cerebro, y puede provocar infertilidad.

Esta enfermedad afecta por lo menos a un 10 por ciento de las mujeres en edad fértil, proporción que asciende al 50 por ciento en las mujeres con problemas de infertilidad-esterilidad o dolor pélvico crónico. Pero, a pesar de tratarse de un problema frecuente, es una enfermedad desconocida por la población femenina en general, tal y como recuerdan. La mayoría de las mujeres no la conocen ni la reconocen.

Asimismo, explican que el diagnóstico basado en los síntomas de la endometriosis es difícil debido al solapamiento con otros procesos, a la variedad de síntomas o a la falsa idea, pero generalizada, de que es normal que la menstruación duela. De hecho, se estima que pueden pasar seis o siete años desde que aparecen los primeros síntomas hasta que se diagnostica la endometriosis.

Sus síntomas son cíclicos, ya que están asociados al ciclo menstrual y ocasionan un gran impacto negativo en la calidad de vida de las mujeres que padecen esta enfermedad. Además, pueden agudizarse por cambios posturales que contribuyen al empeoramiento del dolor.

Así, detallan que hay síntomas característicos que delatan la presencia de la enfermedad, como dolor pélvico crónico, dolor en los dos primeros días del periodo (dismenorrea), dolor en las relaciones sexuales con penetración, (dispareunia), infertilidad, dolor miofascial, dificultad para defecar (disquecia) y necesidad de orinar con gran frecuencia (polaquiuria). Con todo, recuerdan que los síntomas pueden mejorar tras la menopausia y durante la gestación.

En cuanto a la dispareunia, los fisioterapeutas inciden en que esta dificulta la vida sexual plena, afectando a la autoestima, a veces de manera profunda, y a las relaciones de pareja. "Es otro falso mito que hay que enterrar. Las relaciones sexuales no tienen por qué doler. Si aparece dolor hay que acudir a un especialista porque algo puede estar ocurriendo", señalan desde la Comisión de Fisioterapia Uroginecológica y Obstetricia del CPFCM.

Además, la enfermedad puede alterar la capacidad de trabajo, las relaciones sociales, la vida familiar y, de forma global, el sentimiento de bienestar. Esta situación puede llevar a que las mujeres con endometriosis presenten un mayor índice de depresión y de ansiedad.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo