SALUD PSEUDOTERAPIAS (Previsión)

Homeópatas: el Plan del Gobierno empuja a pacientes a centros clandestinos

Médicos homeópatas, acupuntores y naturistas han alertado hoy de que el plan del Gobierno para luchar contra las pseudoterapias coloca a los pacientes en una situación de riesgo potencial, ya que tendrán que seguir sus tratamientos con estas terapias alternativas en centros "clandestinos".,Una advertencia a la que ha respondido la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, quien ha subrayado que el plan es "precisamente para garantizar la segurid

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:29

Médicos homeópatas, acupuntores y naturistas han alertado hoy de que el plan del Gobierno para luchar contra las pseudoterapias coloca a los pacientes en una situación de riesgo potencial, ya que tendrán que seguir sus tratamientos con estas terapias alternativas en centros "clandestinos".

Una advertencia a la que ha respondido la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, María Luisa Carcedo, quien ha subrayado que el plan es "precisamente para garantizar la seguridad de los pacientes" y que este "no va contra nadie", sino a favor del método científico.

Días después de que Carcedo junto con el ministro de Ciencia, Pedro Duque, presentaran el Plan para luchar contra las pseudoterapias, asociaciones de profesionales sanitarios que defienden esta medicina complementaria y organizaciones de pacientes que la utilizan se han unido para pedir al Ejecutivo que reconsidere su postura.

Además, le han ofrecido que se siente a dialogar con ellos, que son los que mejor conocen la utilidad y las limitaciones de esas terapias.

En rueda de prensa, el doctor Alberto Sacristán, presidente de la Asamblea Nacional de Homeopatía, ha explicado que la propuesta del Gobierno pasa por sacar de los centros sanitarios, públicos y privados, las terapias complementarias "impidiendo así que sean ejercidas por profesionales médicos debidamente cualificados".

Ello, junto con la eliminación de la formación en las universidades que también contempla el plan, obligará a los pacientes a recurrir a personas sin titulación médica para seguir sus tratamientos y contribuirá a la creación de un mercado clandestino, ha advertido.

Por ello, se han ofrecido a aportar su experiencia para regular estas terapias y acabar con el intrusismo, ya que su objetivo, al igual que el del Gobierno, es luchar contra las prácticas engañosas llevadas a cabo por personas no cualificadas.

La ministra, en declaraciones a los medios tras reunirse con sociedades científicas y antes de hacerlo con asociaciones de pacientes en la sede de su departamento, no ha concretado si tiene previsto recibir a los defensores de estas terapias.

Carcedo ha incidido en que "este plan es precisamente para garantizar la seguridad de los pacientes" y evitar que los "productos" que están en el mercado y que "supuestamente" son una solución terapéutica para determinadas enfermedades "puedan suponer un riesgo severo para la salud".

Además, ha recordado que lo que pretende el Ejecutivo es evitar que los productos que se ofrecen como solución terapéutica provoquen que los pacientes abandonen los tratamientos eficaces, lo que puede tener como consecuencia la muerte o severas secuelas para la salud.

"Este plan no va contra nadie, va a favor del conocimiento, de la ciencia, del método científico y de la base en la evidencia científica para la acción sanitaria, de esto va el plan, no de otra cuestión", ha aseverado Carcedo.

Por su parte, el doctor Sacristán ha reivindicado el derecho de los profesionales de la salud al libre ejercicio profesional y a la libre prescripción y ha calificado el plan del Gobierno de "ejercicio de intervencionismo impropio de un sistema democrático".

Además, ha criticado que el Ejecutivo "abunde en un planteamiento miope" y se haya plegado a las "presiones" del "lobby internacional contra las terapias complementarias" a la hora de diseñar su plan, contra el que, de momento, no van a emprender acciones legales hasta que no se concrete en un real decreto.

Unos 10.000 médicos en España prescriben homeopatía y alrededor de 20.000 farmacias (casi la totalidad) venden estos productos, ha dicho el doctor Sacristán.

Además, el 59,8 % de los españoles confía en la acupuntura y el 52 % en la homeopatía, según los datos de una encuesta recogidos en el propio plan del Gobierno.

Estas asociaciones consideran que las estrategia del Ejecutivo contraviene la legislación vigente, tanto la europea como la española, en relación a las terapias no convencionales, incluidas y reconocidas en el sistema de salud por el Real Decreto 1277/2003.

Han pedido que se aclaren los criterios de evaluación que se van a tener en cuenta en el análisis de estas terapias, que, ha dicho, "están avaladas científicamente".

También los pacientes han querido reivindicar su derecho a elegir sus tratamientos.

Así, el portavoz de la Coordinadora Estatal de Usuarios de Homeopatía, Miquel Peralta, que hace uso de ellas desde hace 23 años, ha considerado que "no es de recibo que tras décadas de utilizar la homeopatía y otras terapias se nos pretenda proteger de unas herramientas de las que estamos totalmente satisfechos".

Lo más