COPE

Consejos para descansar mejor durante las noches de verano

Todos intentamos encontrar soluciones en casa para intentar dormir mejor sin que el calor nos afecte demasiado

Consejos para descansar mejor durante las noches de verano

Madrid

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 22:01

El verano es una estación deseada por todos porque significa vacaciones, días de playa y volver al pueblo por unos días. Pero también tiene sus aspectos negativos, como es la dificultad de descansar durante las noches debido al excesivo calor. Esto afecta a muchas personas, que ven cómo durante el verano duermen menos horas y se levantan cada mañana más cansados y con menos energía.

Todos intentamos encontrar soluciones en casa para intentar dormir mejor sin que el calor nos afecte demasiado, con más o menos éxito. Pero si necesitas consejos que sean efectivos para descansar mejor durante las noches de verano, toma nota de los que te mostramos a continuación.

Elige un colchón transpirable

Los materiales del colchón también juegan un papel fundamental en la sensación de frescor o calidez, ya que no todos tienen la misma capacidad de transpirabilidad. Según Maria Pasaman, especialista en colchones de blogdeldescanso.com, lo ideal para personas calurosas es descansar sobre uno con núcleo de muelles ensacados o que contenga materiales en la capa superior que ayuden a disipar el calor, como geles termorreguladores. Solo así conseguiremos descansar sobre un colchón con una superficie que "respira" y evita la acumulación de calor.

Utilizar el ventilador

Utilizar el ventilador durante la noche para refrescar la estancia es algo muy habitual. Tanto si hablamos de ventiladores de techo como de pie, ambos nos ayudan a disfrutar de una sensación térmica más agradable, a pesar de que no reducen la temperatura de la estancia. Dormir con el ventilador encendido, aunque pueda llegar un momento en que resulte necesario, también puede tener consecuencias no deseadas. Y es que seca la piel y las fosas nasales y puede llegar a irritar la garganta si duermes con la boca abierta. Por ello es recomendable usarlo solo cuando sea totalmente necesario.

Tomar un baño relajante

Tomar un baño por la noche en la piscina de casa o darse una ducha relajante justo antes de irse a dormir puede ayudarnos a conciliar el sueño y a reducir la sensación de calor. El organismo se relaja y se prepara para el sueño y disipamos el calor al menos en los primeros minutos, que son los más importantes para poder quedarnos dormidos evitando así el insomnio. Y es que conseguimos un doble objetivo: refrescarnos y relajarnos.

Enfriar la habitación previamente

Si eres de los que no pueden dormir con el ventilador o el aire acondicionado encendido porque te resulta molesto y al final tienes frío, lo recomendable es enfriar la habitación antes de irte a dormir. Puedes poner el aire acondicionado durante unos minutos para reducir la temperatura de la habitación lo suficiente para que puedas conciliar el sueño y luego apagarlo a la hora de irte a dormir. Luego puedes abrir un poco la ventana para que entre el aire fresco de la noche para que se mantenga una temperatura adecuada durante toda la noche.

Menos consumo de pantallas

El uso de dispositivos móviles o de tablets justo antes de irse a dormir es muy perjudicial para la calidad del sueño. La potente luz de estos dispositivos envían señales al cerebro de que todavía no es la hora de dormir, por lo que es probable que tu organismo necesite un buen rato antes de que aumente la secreción de melatonina necesaria para dormir. Si te has acostado por la noche y no has podido coger el sueño hasta los dos de la madrugada, no se lo achaques solo al calor y evita usar el teléfono al menos una hora antes de irte a la cama.

Establecer una rutina de sueño

Durante el verano es más probable que te surjan planes durante la noche. Tomar unas copas con unos amigos, cenar fuera de casa o ver una película hasta tarde son algunos de los planes más comunes durante la época estival. Y ello nos obliga de alguna forma a acostarnos más tarde que durante el resto del año. Lo ideal es que establezcas una rutina de sueño para ir a la cama cada noche en una hora determinada. El cerebro se acostumbra a esta rutina y llegada la hora a la que lo acostumbres te entrará sueño y te podrás dormir más rápidamente.

Cuidado con las siestas

Las siestas son muy tentadoras durante todo el año, pero especialmente durante el verano cuando prácticamente no puedes salir a la calle por el intenso calor. Es normal que necesites descansar un rato después de una jornada intensiva de trabajo, pero recomendamos no dormir más de 20 minutos si luego durante la noche no quieres que aparezca el temido insomnio. Una cabezadita breve es más que suficiente para descansar un poco y así poder dormir plácidamente durante la noche.

¿Has tomado nota de todos nuestros consejos? Tan solo te queda ponerlos en práctica para lograr dormir mejor por las noches y disfrutar de un descanso reparador.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Mediodía COPE

Mediodía COPE

Pilar García Muñiz

Escuchar