PALEONTOLOGÍA DINOSAURIOS

Publican el estudio de 270 fósiles de hadrosaurios hallados en el Pirineo

El estudio de 270 fósiles de hadrosaurios hallados en el yacimiento de Basturs, en el Pirineo leridano, el único yacimiento de esta especie de dinosaurio de Europa, ha revelado que murieron probablemente debido a una gran sequía y que había muchos en edad juvenil.,La revista Plos One publica el estudio más completo hecho hasta el momento sobre restos de hadrosaurios, encontrados todos en la comarca del Pallars Jussà, donde los paleontólogos del Instituto Catalán de Paleo

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:20

El estudio de 270 fósiles de hadrosaurios hallados en el yacimiento de Basturs, en el Pirineo leridano, el único yacimiento de esta especie de dinosaurio de Europa, ha revelado que murieron probablemente debido a una gran sequía y que había muchos en edad juvenil.

La revista Plos One publica el estudio más completo hecho hasta el momento sobre restos de hadrosaurios, encontrados todos en la comarca del Pallars Jussà, donde los paleontólogos del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont (ICP), de la UAB y del Museo de la Conca han encontrado más de un millar de fósiles de esta especie, con una antigüedad de unos 70 millones de años.

Las excavaciones durante 10 años han proporcionado un millar de fósiles, restos que están desarticulados y que, probablemente, pertenecen a una única especie: 'Pararhabdodon isonensis'.

"Creemos que los individuos murieron tal vez por un periodo de sequía extrema y luego los restos se desplazaron empujados por el agua y fosilizaron, pero sabemos que el lugar donde murieron no está muy alejado del yacimiento", explica el investigador del ICP y del Departamento de Geología de la UAB Víctor Fondevilla.

El estudio ha analizado 270 restos fósiles, entre ellos cráneos, mandíbulas, dientes, vértebras y huesos de las extremidades.

Los investigadores han descrito, tomado medidas de los restos y han analizado el interior de los fósiles para extraer información sobre la edad de los individuos a los que pertenecieron.

"Cortamos los fósiles y analizamos su estructura interna. Esto nos da información sobre el ciclo vital de cada uno de los animales", detalla la investigadora del ICP Meike Köhler.

De forma similar a los anillos de crecimiento de los árboles, en las secciones de los huesos largos aparecen unas líneas que indican las paradas del crecimiento y que corresponden a la alternancia entre épocas favorables y desfavorables y, de esta manera, calculan a qué edad murieron.

Con este sistema, los paleontólogos han detectado que en el yacimiento hay un gran número de saurios juveniles y, en una proporción menor, individuos subadultos y adultos, pero no han encontrado recién salidos del huevo.

"Hemos estimado que los ejemplares más jóvenes murieron a los dos años de edad y los adultos entre los 14 y 15", según Fondevilla.

Los hadrosaurios, también llamados dinosaurios de "pico de pato", son un grupo de dinosaurios herbívoros que vivieron durante los últimos tiempos del Cretácico superior.

Se caracterizaban por tener un cuerpo robusto que alcanzaba tamaños medianos y grandes (con pesos de entre un kilo al nacer hasta 3.000 kilos en adultos), con unas patas delanteras más pequeñas que las posteriores, por lo que podían caminar de forma bípeda o cuadrúpeda indistintamente.

El cráneo era largo, acababa en forma de pico de pato -de ahí su sobrenombre-, y en la mandíbula tenía los dientes organizadas internamente en baterías dentarias.

La característica más distintiva era su cresta ósea, formada por varios huesos del cráneo más o menos desarrollados.

La función de esta cresta no está clara, pero se cree que podía servir como caja de resonancia para amplificar sonidos y facilitar el reconocimiento entre miembros de una misma especie.

Otras hipótesis apuntan a que eran estructuras que sólo presentaban los machos para atraer a las hembras.

'Pararhabdodon' es una especie sólo conocida en el Pallars Jussà y fue descrita en 1985 a partir de unos restos encontrados en Sant Romà de Abella, y su nombre específico -isonensis- hace referencia al pueblo de Isona (Lleida), cercano al yacimiento.

Lo más