Ninguna familia sin trabajo

cope.es cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 16:24

Las intervenciones del Papa Francisco tienen una especial fuerza y capacidad de atracción. La claridad de sus mensajes, y una adecuada formulación expresiva, hace que las palabras del Papa se conviertan en lemas que después se repiten como fórmulas básicas de educación de la conciencia cristiana y ciudadana. Ideas que penetran con facilidad en las modernas redes sociales.Al término de su intervención en el Ángelus, el Papa se ha dirigido en italiano a la comunidad de la diócesis de Ampurias para expresar su solidaridad ante un conflicto laboral que está paralizando esa región. El Papa Francisco ha pedido que “se pueda encontrar una solución adecuada al conflicto laboral, que tenga en cuenta, ante todo, la dignidad de la persona humana y la necesidad de tantas familias”. Y a renglón seguido, el Papa ha añadido un mensaje destinado a los responsables políticos y a los empresarios: “Por favor, ha recalcado, ninguna familia sin trabajo”.Este mensaje resuena con especial intensidad en la España de nuestros días, en la que las consecuencias personales y sociales del paro están produciendo efectos devastadores en generaciones enteras. El trabajo no es solo un derecho básico de la persona sino la posibilidad de su desarrollo integral y una garantía de justicia social y de paz civil. Si existe una prioridad hoy, en nuestro país, es la de alentar el empleo, para que no haya ninguna familia que no subsista con la justa remuneración del trabajo de su miembros.

Lo más