Las desconsideradas palabras de Carmena a Martínez-Almeida que retratan a la alcaldesa

La dirigente de Más Madrid sugirió que su sucesor querría tener el despacho lujoso que ocupó Gallardón antes de su llegada

Vídeo

 

AGENCIAS / COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14 jun 2019

La alcaldesa de Madrid en funciones, Manuela Carmena, se despidió este miércoles asegurando que su legado será la "humanización de la política" y ella y su equipo dejan la alcaldía "orgullosos" por lo realizado en estos cuatro años de mandato. "Creo que han sido cuatro años donde ha habido un cambio extraordinario en Madrid, que ahora mismo tiene una situación envidiable en el mundo. Dejamos un Ayuntamiento que tiene una situación inmejorable, con una cantidad de proyectos en marcha, muchos de edificación, y que van a estar acabándose estos meses, como Vallehermoso", ha indicado. "Podemos estar muy orgullosos, mi equipo y yo misma, de estos cuatro años en Madrid. Hemos hecho un trabajo extraordinario y hemos tenido la recompensa de haber ganado las elecciones", ha subrayado.

Carmena pronunció estas palabras en el pleno extraordinario de aprobación de actas, un proceso puramente administrativo que ha servido para que los concejales de la Corporación saliente se despidieran con un café en el atrio de Cibeles. Las cámaras captaron después, sin embargo, una conversación menos amable de Carmena con su probable sucesor, el popular Martínez-Almeida.

La edil le explica cómo puede remodelar el despacho a su "estilo". "Puedes desmontar lo que yo tenía puesto, te quiero decir, porque yo creo que tú vas a querer tener un despacho estilo Gallardón, me imagino...", le dice Carmena, a lo que Almeida responde con un "No, no, no" reiterado y que muestra que el popular no está cómodo con la conversación.

"Bueno yo creo que sí. Pero bueno, es una alternativa para que lo puedas desmontar. Si quieres yo te explico lo que tienes que hacer", prosigue la alcaldesa en funciones. Carmena también le dice una última frase que resulta imperceptible en la grabación: "Luego de verdad, en lo personal sí que me gustaría que algún día me dijeras: he sido un...".

A Carmena, el despacho de Gallardón le parecía demasiado grande y decidió dividirlo en tres cuando alcanzó la alcaldía en 2015. El despacho de Gallardón tenía ducha, vestidor, televisión, y varios sofás y, según El Confidencial, costó 24 millones de euros. 

Lo más