5 DE NOVIEMBRE

La propuesta de un nuevo constitucionalismo

Se vislumbra un interesante intento por contrarrestar el discurso que trata de enterrar la Transición

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 06:02

La plataforma “España Ciudadana”, que lidera el partido de Albert Rivera, ha protagonizado este domingo un acto en defensa de la unidad de España y de la Guardia Civil, en la localidad navarra de Alsasua. Al acto se han sumado, con diferente representación, el Partido Popular y Vox. 


Fue en Alsasua, cuando hace ahora dos años, un grupo de personas apalearon a dos guardias civiles y a sus parejas en un bar. Por desgracia, dos años después, los radicales han vuelto a mostrar su verdadero rostro al poner todas las dificultades posibles para que se desarrollara el acto, desde recibir a los autobuses con piedras e insultos hasta boicotear el propio acto para que no se pudiera escuchar a los intervinientes. 


Rivera muestra inteligencia política intentando aglutinar, acierta cuando señala al nacionalismo y al populismo como las principales causas del problema, y acierta al decir que cuando en algún rincón de España violan los derechos de los ciudadanos, agreden a todos los españoles de bien. Las contradicciones del partido naranja son conocidas, pero hay que reconocer su habilidad para tratar de situarse con este movimiento a la cabeza de la defensa de la unidad, tan importante para estimular la conciencia de solidaridad entre todos los españoles y su igualdad ante la ley. En el fondo se vislumbra un interesante intento por contrarrestar el discurso que trata de enterrar la Transición y por colocar en el lugar que le corresponde al régimen del 78, sin negarse a abrir las reformas necesarias, en torno a eso que Rivera ha llamado este fin de semana “un nuevo constitucionalismo”. Obviamente a esta idea le queda mucho por pulir, pero en su intuición original se presenta imprescindible para el futuro de España, lastrado a día de hoy por el cortoplacismo e irresponsabilidad del Gobierno y sus socios.

Lo más