14 DE SEPTIEMBRE

El plan contra la pobreza de Macron

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 12:25

El presidente francés, Emmanuel Macron, acaba de demostrar que toda buena política debe comenzar por la prioridad de la lucha contra la pobreza. Al que la izquierda y los sindicatos llaman “el presidente de los ricos”, presentó ayer un plan para erradicar la desigualdad en una generación. Se calcula que en Francia existen nueve millones de pobres, de los cuales tres millones son menores de edad.

Las iniciativas presentadas suponen una inversión de ocho mil millones de euros y se desarrollan con medidas tales como aumentar el número de guarderías en barrios marginales, ampliar la educación obligatoria hasta los 18 años, sufragar el desayuno gratuito para los colegios en zonas de integración social, racionalizar y unificar las actuales subvenciones, crear un servicio público de integración laboral para los parados de larga duración o dar prioridad a la inserción laboral de los jóvenes.

El lema de este ambicioso plan, “Hacer más para quienes tienen menos”, sintetiza un modelo de política social que no es incompatible con la liberalización de la economía. Macron es consciente que este plan de lucha contra la pobreza llega en un momento en el que la economía francesa crece más lento de lo previsto. La percepción de los franceses es que el riesgo de pobreza será mayor en las siguientes generaciones. El gobierno socialista de Pedro Sánchez, en vez de dedicarse a desenterrar a los muertos, bien podría copiar de lo que hacen contra la pobreza en Francia.

Lo más