Boletín

23 de septiembre

Mientras dure la guerra de la memoria histórica

El Festival de Cine de San Sebastián ha arrancado envuelto en una buena dosis de polémica por la película “Mientras dure la guerra”, de Alejandro Amenábar

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 22 sep 2019

El Festival de Cine de San Sebastián ha arrancado envuelto en una buena dosis de polémica, que se suele repetir cuando se trata de colocar en el escaparate una película que no es capaz de lograr el entusiasmo de crítica y público solo por sus méritos cinematográficos. “Mientras dure la guerra”, de Alejandro Amenábar, es la enésima película española sobre la guerra civil, en este caso un retrato épico de los últimos meses de vida de Miguel de Unamuno, en el que al tiempo que se elogia la convulsa equidistancia  y el agónico drama interior del escritor vasco, se manipula al espectador y se caricaturiza a determinados personajes, siempre al servicio de una memoria histórica cinematográfica ideologizada. Se presenta, una vez más, una visión maniquea de España en la que se nos induce descaradamente a pensar en una dirección, mientras se nos pide que pensemos por nosotros mismos. Por eso, salvo que también se trate de una estrategia de propaganda más, sorprenden las declaraciones de Amenábar, que este fin de semana revolucionaban las redes sociales, al afirmar que a su generación se le ha ocultado la guerra civil y que Franco sigue flotando en el ambiente. Amenábar, que ya en otras ocasiones ha abonado con sus películas el terreno de la ingeniería social de los gobiernos de izquierdas, debería hacer en esto un ejercicio sincero de autocrítica y responder, como tantos otros, cuánto han hablado ellos de la guerra civil, qué parte han ocultado siempre en las historias que nos han contado y cómo han contribuido, en este caso, desde el ámbito de la cultura, al entendimiento y a la reconciliación entre españoles, en buena parte hartos de la historia a la carta con la que de forma reiterada se les pretende adoctrinar.

Lo más