Boletín

02 DE AGOSTO

Madrid, una victoria personal para Pablo Casado

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:33

Por encima, incluso, de la lectura en clave local, el acuerdo para hacer a Isabel Díaz Ayuso presidenta de la Comunidad de Madrid deja como claro vencedor a Pablo Casado. Elegido al frente del PP en el peor momento posible, tuvo que hacer frente muy pronto a un endiablado ciclo electoral que amenazó con sumir al partido en una crisis letal.

Pero después del debacle de las generales, la política de pactos de Génova ha salvado los muebles tras los mediocres resultados de las locales y autonómicas. Siguiendo el ejemplo andaluz, el PP ha logrado el apoyo de Vox a sus acuerdos con Ciudadanos para conservar de Murcia y, sobre todo, el ayuntamiento y la Comunidad de Madrid, plazas de altísimo valor simbólico.

El PP ha sabido mantener la calma ante los órdagos del partido de Santiago Abascal y los aspavientos de los de Albert Rivera. Sin ceder a exigencias inasumibles, los acuerdos reflejan ese amplio espacio común que comparten en España centristas, conservadores y liberales. Y eso refuerza al PP en su posición de gran partido de gobierno. Pero ahora toca gobernar, y los focos van a estar puestos sobre Díaz Ayuso. A las dudas que generó la candidata durante la campaña se suman lo escándalos de corrupción de las últimas legislaturas. El PP debe ser consciente de que, si ahora está capitalizando el logro de los pactos, el electorado le hará igualmente responsable de los posibles fracasos.

Lo más