Línea Editorial: La amenaza de Quim Torra

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 14:17

Las declaraciones de la Vicepresidenta del Gobierno y ministra de Presidencia, Carmen Calvo, exculpando al presidente de la Generalidad de Cataluña, Quim Torra, por su llamamiento a “atacar al Estado” son una muestra más de la sumisión del Gobierno a quienes hicieron posible que Pedro Sánchez llegara a La Moncloa. Sumisión que provoca una debilidad crónica para afrontar de forma adecuada el desafío independentista catalán.

Las palabras del Presidente catalán no se han salido ni una línea de un discurso provocador al Estado. Su reivindicación de los golpistas y el desplante al Rey en el marco de los actos del 17 de Agosto son prueba suficiente de la radicalidad política y de la ceguera ideológica de unos políticos empeñados en permanecer en el abismo legal. Muestra de la situación límite que se vive en el ámbito político en Cataluña es la inactividad, con un Parlamento sin sesiones previstas hasta el mes de octubre.

Pero si grave es la actitud de Torra, lamentable es la respuesta del Gobierno de Pedro Sánchez, que no cumple con su deber de defender a España. Amparados en una ficticia voluntad de normalización y diálogo, están permitiendo que la maquinaria independentista se engrase y que el tono de las amenazas al Estado y al Rey aumenten. Pedro Sánchez está secuestrado por los apoyos parlamanetarios que le han hecho presidente, lo que le hace incapaz de defender adecuadamente a las instituciones del Estado.

Etiquetas

Lo más