Línea editorial: "Acabar con los 'escraches'"

Los escraches deben ser condenados siempre, cuando se hacían contra políticos de derecha y cuando se hacen a políticos de izquierda

Audio

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 01:07

No resulta nada ejemplar la actitud del Vicepresidente Pablo Iglesias cuando, al referirse a las caceroladas a la puerta de su casa, advierte que mañana se producirán manifestaciones frente a los domicilios de otros líderes del centro-derecha. La técnica nefasta del “escrache” fue utilizada por primera vez en España por la extrema izquierda para acosar y señalar a determinados líderes políticos. Iglesias fue quien dio carta de naturaleza a estos acosos a personas en sus domicilios cuando los justificó como “jarabe democrático”. Él mismo impulsó los que sufrieron Sáenz de Santamaría, Cifuentes, González Pons, Rosa Díez o Inés Arrimadas, entre otros.

En vez de alentar estos episodios intolerables en una democracia, todo un Vicepresidente del Gobierno debería dejar claro que esa técnica importada de Argentina supone un acto de coacción y violencia verbal, expresión de una ideología política que no entiende los mecanismos de participación ciudadana ni de diálogo democrático, que no tiene nada que ver con la libertad de expresión. Los escraches deben ser condenados siempre, cuando se hacían contra políticos de derecha y cuando se hacen a políticos de izquierda. Representan una práctica que pervierte la convivencia social y nos conduce a una pendiente de agresividad que despierta mecanismos difícilmente controlables en una sociedad ya demasiado polarizada.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

Lo más

En directo 2

Directo El Partidazo de COPE

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar
Directo El Cascabel

El Cascabel

Con Antonio Jiménez y Susana Ollero

Ver TRECE