Boletín

17 de enero

Incoherencia de Sánchez en Estrasburgo

Prefirió centrar su ataque en lo que denominó “ultraderecha”, como fuente de todos los males, olvidando el populismo surgido en Europa, también en España.

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 11:32

En el discurso pronunciado ayer ante el Parlamento Europeo, el Presidente Sánchez defendió la Unión Europea pero no esbozó el menor diagnóstico sobre las causas de la crisis que sufre, Brexit incluido. Prefirió centrar su ataque en lo que denominó “ultraderecha”, como fuente de todos los males, olvidando que el populismo surgido en Europa, también en España, incluye a la extrema izquierda antieuropea. La obligación de Sánchez, como la del resto de los dirigentes europeos, es entender y explicar las razones de la creciente desconfianza de los ciudadanos hacia las instituciones y por qué han aparecido tantos partidos extremistas.

Desde la crítica de la derecha radical al modo de afrontar la crisis migratoria, al rechazo del populismo de izquierda de la política de equilibrio presupuestario, ambos extremismos se dan la mano para atacar los cimientos europeos. Sin embargo Sánchez no ha dudado en aliarse con los anti-europeístas de Podemos ni con los secesionistas catalanes, aunque luego diga en Estrasburgo que el nacionalismo es una gran amenaza para Europa. Sánchez no puede presumir, precisamente, de ser muy congruente. Está bien que defienda la Unión Europea, pero sus imprescindibles compañeros de viaje privan de fundamento a esa defensa.   

Etiquetas