La hora de los moderados en EE.UU.

Con Trump o sin él, EE.UU. se ve hoy afectado por los retos de la globalización y de un verdadero cambio de época

 

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 06:04

Hay pocos precedentes para el interés que suscitan hoy las elecciones legislativas de mitad de mandato en EE.UU., planteadas como un plebiscito sobre Donald Trump, uno de los presidentes más atípicos de la historia norteamericana. El envío de paquetes bomba a personalidades demócratas o el atentado contra una sinagoga cometido hace una semana por un supremacista blanco son indicadores de una sociedad muy polarizada. Sin embargo, sería un error culpar solo a Trump, porque esa división ya existía; de no ser por ella, seguramente él no hubiera resultado elegido en 2016. EE.UU. tiene una democracia robusta con instituciones muy sólidas, pero no hay que subestimar los peligros de que se ensanche esa fractura. Por eso esta debería ser la hora de los moderados en ambos partidos.

Las previsiones apuntan a una victoria demócrata en el Congreso y avances en algunos estados, mientras los republicanos mantienen el control del Senado. A esto se añade que, entre los demócratas, los candidatos más centristas por lo general se han impuesto en las primarias, lo que reduce el peligro de una especie de “Tea Party” pero de izquierdas, como presagiaba la proliferación de protestas callejeras. La realidad es que, con Trump o sin él, EE.UU. se ve hoy afectado por los retos de la globalización y de un verdadero cambio de época. Sería de gran ayuda si la política norteamericana, en vez de agravar los problemas, contribuyera a la búsqueda de soluciones

Lo más