Boletín

10 septiembre

El gobierno en funciones prioriza la ingeniería social

En un momento en el que se requiere el consenso social sobre los grandes ejes de nuestra convivencia se apuesta por la ruptura

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:11

El Pleno del Congreso de los Diputados ha abordado esta tarde la Proposición de Ley del PSOE sobre la regulación de la eutanasia, cuya tramitación se paralizó en la pasada legislatura por la convocatoria de elecciones y que pide, literalmente, reconocer el derecho a poner fin a la propia vida en caso de enfermedad grave, crónica o incurable.

Es tremendamente significativo que, en la compleja situación política actual, con un gobierno en funciones, las prioridades se centren en seguir pasando el rodillo de la ingeniería social. No es una sorpresa, porque forma parte de la bandera ideológica de este PSOE que vive en permanente campaña electoral.

Pero la eutanasia no puede ser cuestión de marketing o de interés electoral. Es una cuestión muy grave que afecta al derecho fundamental a la vida y merece un profundo debate social en el que sean escuchados los médicos, las asociaciones familiares y las confesiones religiosas, entre otros.

Sin embargo se volverán a utilizar los recursos, tan tramposos como eficaces, del emotivismo, para buscar el aval en una supuesta demanda social mayoritaria. En un momento en el que se requiere el consenso social sobre los grandes ejes de nuestra convivencia se apuesta por la ruptura. Se vende como progreso la cultura de la muerte en lugar de ofrecer respuestas humanizadoras al dolor en la enfermedad y en las circunstancias del final de la vida, respuestas que pasan por los cuidados paliativos y por el acompañamiento a quien sufre.

Lo más