13 de diciembre

La amenaza nunca es un camino hacia la paz

El Papa clama contra la mentalidad según la cual la estabilidad y la paz se alcanzan mediante la amenaza al uso de la fuerza

Audio

 

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 06:00

La vía hacia la paz es la fraternidad, no el miedo. En el Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, presentado ayer, el Papa clama contra la mentalidad que se propaga entre numerosos gobiernos según la cual la estabilidad y la paz se alcanzan mediante la amenaza al uso de la fuerza, incluidas las armas nucleares. Es una nueva versión, más peligrosa aún que la original, que adapta a un mundo multipolar el concepto de disuasión que caracterizó la Guerra Fría. Con el agravante de que ha aumentado el número de potencias atómicas y prácticamente han desaparecido los instrumentos internacionales para prevenir escaladas bélicas y limitar las armas de destrucción masiva, amenazas frente a las que se ha movilizado en los últimos años la diplomacia vaticana. Pero el Papa no hace un discurso político. Sus “recetas” para conseguir la paz nacen del Evangelio y, en especial, de una mirada de ecología integral que promueve una transformación de las relaciones de cada persona con los demás, con la naturaleza y con Dios. Y desde esa misma mirada de fe, plantea la urgencia de cultivar la esperanza de alcanzar la paz con gestos concretos o la necesidad de honrar la memoria de las víctimas de la violencia. Para tener una buena relación con el otro hace falta establecer con él puentes de diálogo y promover unas relaciones justas y equitativas, no amenazarle con la aniquilación.

Lo más