COPE

Rusia, al borde de la quiebra: ¿Qué ocurre cuando un país entra en suspensión de pagos?

Rusia ha entrado en suspensión de pagos después de que haya finalizado su plazo para abonar casi 100 millones de dólares en intereses. Esto llevará a país a una "recesión profunda"

ctv-41e-putin-5277284 1920

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:59

Según ha informado esta semana la agencia Bloomberg, Rusia ha entrado en suspensión de pagos después de que haya finalizado su plazo para abonar casi 100 millones de dólares en intereses por su deuda pública. Por lo tanto, el país se encuentra en una situación en la que la bancarrota ya no es algo improbable.

Debido a las sanciones que se le han aplicado al país que gobierna Vadimir Putin por la guerra con Ucrania, Rusia sufrirá una “recesión profunda”, como apunta el Fondo Monetario Internacional (FMI). Lo que implica que sus planes de crecimiento podrían ser un desastre. Esta situación se conoce como un ‘default’ o suspensión de pagos, lo que supone la “culminación de las sanciones occidentales cada vez más severas que han bloqueado las vías de pago de los acreedores extranjeros”, señalan desde Bloomberg.

Un deterioro en la economía rusa

Esto no significa que el país no disponga de fondos, sino que debido a las sanciones que se le han impuesto, Rusia se ve incapaz de hacer uso de dicho dinero. “Es un signo sombrío de la rápida conversión del país en un paria económico, financiero y político”, aseguran en la agencia Bloomberg.

Asimismo, cabe destacar que Rusia ya ha sufrido un deterioro en su economía, por lo que el ‘default’ no supone un cambio radical en la vida cotidiana de los ciudadanos, es una situación de “carácter más bien simbólico”. A esto se ha llegado porque el pasado 22 de junio, Putin firmó un decreto en el que autorizaba a pagar en rublos sus intereses con los tenedores de deuda. Pero la depreciación de la moneda no ha hecho, sino que la inflación se vea aumentada, lo que hace que el poder adquisitivo de las personas disminuya, así como su nivel de vida.

Varios escenarios de actuación

Ahora, los tenedores de deuda tienen varios escenarios de actuación. Después del impago, tanto los acreedores como el propio país deberán entrar en una negociación para llegar a un punto en común. Lo normal es que la solución sea hacer un descuento en parte de la deuda. Sin embargo, con el caso de Rusia la situación es diferente, ya que el país tiene dinero para pagar lo que debe, solo que sus activos están bloqueados y no se le permite abonar en rublos.

Por su parte, Rusia ha declarado el ‘default’ como “farsa” y sugiere que ha sido provocado tras haber impedido que el país se hiciese cargo de sus pagos. De hecho, el Ministerio de Finanzas aseguró que no se puede considerar una suspensión, pesto que el pasado 20 de mayo hizo una transferencia de fondos al ‘National Settlement Depository’.

En caso de que se entrase en un bucle de impagos con los bonos pendientes, los acreedores internacionales tendrían que acudir a recursos judiciales. Esto podría provocar un embargo de activos rusos en el extranjero. La diferencia fundamental que hay entre esta suspensión de pagos y la acontecida en 1998 es que, la pasada no afectó a toda la deuda, solo a algunos pagos.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar