Boletín

Reino Unido celebraría elecciones al Parlamento Europeo si la prórroga se extiendiese hasta junio

Juncker advirtió de que si la duración de la hipotética prórroga llegara a junio, Reino Unido participaría en los comicios

La Unión Europea comienza a impacientarse con Theresa May y el Brexit

  AGENCIAS

AGENCIAS COPE.es

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 13:37

Mucho ha llovido ya desde aquel 23 de junio de 2016 en el que Reino Unido aprobó su salida de la Unión Europea mediante referéndum (el resultado fue de un 51.9% a favor de salir de la UE, y un 48.1% en contra). Sin embargo, las condiciones y las formas de acometer el Brexit todavía siguen siendo inciertas.

La ‘premier’ británica se encuentra dentro de una encrucijada de la que no tiene fácil salir. Nada se ha movido desde el acuerdo de 585 páginas firmado entre el Gobierno británico y la UE, y esto se ha vuelto demostrar esta semana en el Parlamento británico. El martes el plan de salida de May no fue refrendado en la Cámara de los Comunes, donde cosechó un resultado de 391 votos en contra por 242 a favor. Asimismo, dicho parlamento tampoco se decantó, como era de esperar, por una salida de la Unión Europea sin acuerdo entre las partes. El Brexit a las bravas es algo que no contemplan, así que el miércoles 312 diputados aprobaron una enmienda que rechaza una salida abrupta de la UE (frente a 308 a favor).

¿Qué ocurrirá ahora? 

A pesar de que los diputados se han pronunciado en contra de una ruptura no negociada, la ley británica y el Tratado de Lisboa continúan marcando el próximo día 29 como la fecha de salida, por lo que la separación se ejecutará en el plazo previsto si antes no se ha aprobado una extensión o bien se ha ratificado un pacto.

En el caso de que se concediera esta extensión, la alternativa más factible es la de una prórroga a corto plazo a Reino Unido, que tendría una extensión máxima de dos meses debido a que las elecciones al Parlamento Europeo se celebrarán el 26 de mayo. De hecho, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, advirtió el pasado lunes que si la duración fuera más allá, Reino Unido se vería obligado a participar y celebrar estos comicios en su territorio. Algo que Londres no quiere, y que preocupa a los 27. Por otra parte, May ofrece solicitar una extensión "corta", hasta el 30 de junio, si se ratifica un acuerdo. Ese límite es dos días antes de que se configure el nuevo Parlamento Europeo, lo que permitiría al Reino Unido no concurrir a los comicios comunitarios previstos en mayo.  

La prórroga a partir de mayo tiene menos visos de salir adelante por la incertidumbre, desde el punto de vista legal, que podría suponer la legitimidad del nuevo Parlamento, y por motivos políticos, ya que podría implicar la entrada e influencia a los diputados de un país en trámite de salida. Aunque May ha alertado de que el Reino Unido se podría ver obligado a solicitar una larga extensión a Bruselas si no respalda un pacto. La jefa de Gobierno espera que esa perspectiva haga cambiar de idea a algunos de los diputados euroescépticos que han votado en contra del acuerdo hasta ahora.

Si May llega a la cumbre europea de la próxima semana sin un pacto ratificado bajo el brazo, los líderes comunitarios le reclamarán que detalle una hoja de ruta para los meses que duraría una eventual extensión. Los 27 países restantes de la UE deben aprobar la prórroga por unanimidad, por lo que podrían imponer condiciones al Reino Unido y determinar la longitud de ese plazo.

Como decíamos, toda una encrucijada que empieza a hartar a británicos y a los negociadores europeos. El jefe negociador de la Comisión Europea, Michel Barnier, ha llegado a escribir en su cuenta personal de Twitter esta semana que "escuchando el debate en la Cámara de los comunes, parece que exista la peligrosa ilusión de que el Reino Unido puoede beneiciarse de una transición sin acuerdo de retirada. Déjenme ser claro: la única base legal para una transición es el acuerdo de salida. Sin acuerdo de salida no habrá transición".

 

Lo más