COPE

Portugal alivia las restricciones por el avance de la vacunación y prevé terminar la desescalada en octubre

Los cambios empiezan este domingo, cuando se unificarán las reglas en todo el territorio nacional

Portugal alivia las restricciones por el avance de la vacunación y prevé terminar la desescalada en octubre

EFE/ Cynthia De Benito

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:19

El primer ministro de Portugal, António Costa, anunció hoy que el buen ritmo de vacunación permite que las restricciones covid sean aliviadas a partir del próximo 1 de agosto, cuando comenzará un plan de tres fases que se espera concluya el próximo octubre, horizonte para la libertad tras la pandemia.

"Creo que es el momento de poder pasar a conducir la gestión de pandemia en función de la tasa de vacunación", ha dicho hoy Costa en una rueda de prensa al presentar las medidas tras un consejo de ministros en Lisboa.

El camino se abre, ha explicado, por el favorable impacto de la vacunación, que ha permitido una "gigantesca diferencia" entre la actual cuarta ola de covid que vive el país, impactado por la variante delta, y la devastadora tercera ola que llevó a Portugal al límite en enero.

De máximos de 300 muertes en enero a como mucho una veintena en el pico de la cuarta ola este julio; de más de 700 pacientes en cuidados intensivos en invierno a poco más de 200 ahora.

Todo debido a las vacunas, afirmó Costa, que se apoyará en ellas para abrir el país una vez se alcancen tres porcentajes claves de población inmunizada, a partir de los cuales arrancará cada fase: 57 %, 75 % y 85 %.

Los cambios empiezan este domingo, cuando se unificarán las reglas en todo el territorio nacional (hasta ahora diferían según la incidencia covid del municipio) y se eliminarán "genéricamente limitaciones horarias", devolviendo a la vida normal al comercio y restauración, con límite hasta las dos de la madrugada.

Para entrar en restaurantes los fines de semana y festivos, en gimnasios, eventos culturales y deportivos y casinos seguirá siendo necesario presentar el certificado digital o un test negativo.

El día 1 arranca también la primera de las tres fases para aliviar restricciones, porque para entonces el 57 % de la población portuguesa estará "completamente vacunada".

Acabará el toque de queda a partir de las 23.00 horas que ahora se impone en los municipios con mayor incidencia, entre ellos Lisboa, Oporto y Faro; se permitirán eventos deportivos con público, y también culturales, éstos últimos con un 66 % de aforo máximo, bodas al 50 % y el teletrabajo pasará de obligatorio a recomendado.

Cuando el 70 % de la población esté inmunizada arrancará la fase dos, algo que se prevé suceda a inicios de septiembre, momento en que dejará de ser obligatorio llevar mascarilla en la calle y aumentarán aforos en bodas y bautizos (75 %) y espectáculos culturales (70 %).

Para llegar a la fase tres habrá que inmunizar al 85 % de la población, algo que Costa espera que se consiga en octubre, momento en el que abrirán los bares y discotecas -con exigencia de certificado o test negativo-, y los restaurantes dejarán de imponer límite de comensales por mesa, y se eliminarán los aforos máximos en otros recintos.

Las fechas concretas de las fases dos y tres no se han fijado por la imprevisibilidad de la pandemia y por si hubiera más "sobresaltos" en las entregas de vacunas, aunque el primer ministro avisó de que, en caso de acelerar, el fin de las restricciones podría incluso adelantarse.

Portugal, con diez millones de habitantes, suma 17.330 muertes y 963.446 contagios desde que empezó la pandemia.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo