Boletín

El Pentágono asegura que no ha cambiado su postura sobre Pionyang tras la última prueba

La prensa norcoreana reveló que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, supervisó un test con una nueva arma táctica

El Pentágono asegura que no ha cambiado su postura sobre Pionyang tras la última prueba

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:09

El secretario en funciones de Defensa de Estados Unidos, Patrick Shanahan, aseguró hoy que ni la "postura" ni las operaciones del Pentágono con respecto a Pionyang han cambiado tras el ensayo armamentístico del miércoles por parte de Corea del Norte.

"No voy a meterme en detalles de inteligencia pero la manera en que lo caracterizaría no es como un misil balístico ¿De acuerdo? Tampoco hay ningún cambio en nuestra postura o nuestras operaciones", dijo Shanahan antes de recibir a la ministra albanesa de Defensa, Olta Xhacka, en el Pentágono.

"La prueba o el ensayo -depende de cómo lo quieras considerar- no fue con un misil balístico", insistió.

Ese tipo de proyectiles sigue una trayectoria predefinida que no puede ser modificada, incluso cuando se le acaba el combustible, y pueden albergar cabezas nucleares.

La cadena de televisión CNN ha informado, citando a dos fuentes del Departamento de Defensa, de que todo hace indicar que se trató de un ensayo con armas de corto alcance, posiblemente disparadas con artillería.

La prensa norcoreana reveló que el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, supervisó un test con una nueva arma táctica, un gesto que pudo ir destinado tanto al público doméstico como a EE.UU. tras un nuevo atasco en el diálogo sobre desarme.

La agencia KCNA explicó que el líder "guió y presenció" el ejercicio, realizado el miércoles por la Academia de las Ciencias de Defensa, en un lugar que no fue desvelado.

Las armas tácticas son de corto alcance diseñadas para ser usadas sobre el campo de batalla en escenarios de combate.

La ejecución de este ensayo ha activado todas las alarmas debido a que Pionyang anunció el mes pasado que sopesaba romper las negociaciones con Washington y retomar sus pruebas con misiles balísticos, después de 15 meses de suspensión.

El 15 de marzo, el viceministro de Exteriores norcoreano, Choe Son-Hui, apuntó que su país no tiene "intención de ceder a las demandas de EE.UU. (planteadas en Hanói) en ninguna forma" ni está dispuesto "a entablar negociaciones de ese tipo" y señaló que dependía de Kim poner fin a la moratoria sobre las pruebas armamentísticas.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y Kim se han reunido en dos ocasiones, y aunque ambos líderes han expresado la buena sintonía que existe entre ellos, el último encuentro, que tuvo lugar en Hanoi a finales de febrero, acabó de manera abrupta debido a desacuerdos.

Este mismo jueves, Pionyang ha pedido a Washington que sustituya a su secretario de Estado, Mike Pompeo, como jefe en las negociaciones sobre desnuclearización para poder proseguir con el diálogo.

Lo más