Boletín

Leopoldo López Gil: "La solución en Venezuela está en lograr retomar el rumbo de las elecciones"

El opositor venezolano asegura que "habrá un cambio muy pronto" y denuncia que Maduro está "llegando al límite por matar de hambre al pueblo"

Leopoldo López Gil: La solución en Venezuela está en lograr retomar el rumbo de la elecciones

Leopoldo López Gil durante una rueda de prensa en Madrid (2016). EFE

Adrián Jon Olalla

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 18:33

Las elecciones europeas del pasado 26 de mayo otorgaron a Leopoldo López Gil (Caracas, 1944) un escaño como diputado por el Partido Popular en el Parlamento Europeo. Es padre del opositor venezolano Leopoldo López,  liberado el 30 de abril tras cinco años preso y que se encuentra actualmente refugiado en la residencia del embajador de España en Caracas. Al igual que su hijo y que muchos otros opositores, él tambien sufre la persecución del régimen de Maduro. 

- El pasado lunes la Asamblea Nacional Constituyente retiró la inmunidad a cuatro diputados.

- Lo importante de esta noticia es que estos cuatro se suman ya a 31 diputados a quienes también se les ha allanado la inmunidad, se les ha perseguido, se les ha encarcelado o están fuera del país. Los allanamientos han sido constantes desde el momento de la constitución de la Asamblea, comenzaron con la inhabilitación de tres representantes indígenas del territorio Amazonas.

Con esto se busca desmantelar la legitimidad de la Asamblea Nacional, que fue electa de forma popular en el año 2015 y donde se logró casi el 60 % de los votos. Una vez que esta Asamblea fue electa, la asamblea saliente (en funciones) legisló para designar a dedo al actual Tribunal Supremo de Justicia, y llegó al extremo de que el presidente del TSJ es una persona que ha sido imputada dos veces por homicidios sin aclarar. Hay vinculaciones muy estrechas de varios magistrados con personas que han sido sancionadas por EE. UU. por corrupción y lavado de dinero.

- ¿Qué es lo que se pretende con este tipo de acciones?

- Se persigue acabar con la presidencia de Juan Guaidó. Lo que está buscando el gobierno de Maduro es quitarle la representación y la legitimidad para que no pueda seguir hablando como presidente interino y buscar una fórmula para que Diosdado Cabello ocupe el lugar de Guaidó.

Guaidó es el resultado de un acuerdo que se dio en enero de 2016 cuando se formalizó la nueva Asamblea. Los principales partidos tomaron la decisión de rotar la presidencia por partidos y por antigüedad (Acción Democrática, Primero Justicia, Nuevo Tiempo y actualmente Voluntad Popular). El tema es grave, debemos llamar la atención a todos los países que tengan respeto por sus asambleas parlamentarias para que apoyen al parlamento nacional y a sus colegas venezolanos en esta lucha.

- ¿La amenaza de Cabello de convocar elecciones anticipadas?

- Ir a elecciones sin cambiar las reglas del juego es un suicidio. Se han invalidado no solamente candidaturas, sino también los partidos políticos, que es peor todavía. Algunos tienen ya tres años de inhabilitación. La prueba está en que cuando se ha ido a elecciones de gobernadores, algunos partidos no han participado porque no se les deja actuar.

- ¿Por lo tanto, con el CNE actual cualquier tipo elecciones sería un “suicidio”?

- Las personas del Comité Nacional Electoral (CNE) llevan ahí más de quince años. El registro electoral no ha sido actualizado en los últimos quince años. Los consulados no están abiertos, los venezolanos no tienen cómo registrarse y no pueden votar desde el exterior. Los que vivimos fuera no nos podemos manifestar. Qué importa que las máquinas cuenten bien los votos si el censo está viciado.

- A principios de este mes, EE. UU. anunció nuevas sanciones contra el régimen de Maduro, sanciones a las que la UE ha mostrado su rechazo.

- Usted se refiere a unas manifestaciones verbales de la señora Mogherini como alta representante de la diplomacia comunitaria. La Unión Europea no se ha pronunciado y dudo que considere este tema de una forma tan liviana. Otra de las caras de la UE es el expresidente de la Eurocámara, Antonio Tajani, quien ha manifestado siempre una posición muy distinta a la de la Mogherini.

- ¿Qué le suscita la posible entrada de Josep Borrell como representante de la diplomacia europea?

- Para mí es una buena noticia. El señor Borrell ha sido siempre un defensor de las leyes, la constitución, la libertad y la justicia. Por lo tanto, si se mantiene firme en sus principios, será un aliado para los que luchamos por la democracia en Venezuela. Tengo todas mis esperanzas puestas en que la designación de Borrell signifique realmente un cambio para bien en la lucha por la democracia en Venezuela.

- ¿Cómo valora el posicionamiento del Gobierno de España frente a la crisis venezolana?

- Tengo noticias que el Gobierno socialista está tomando nota de todos los bienes de fortuna aquí en España que provienen del asalto a fondos públicos venezolanos. Están encima de los culpables y de sus testaferros para aplicar unas posibles sanciones. España tiene personas que se dedicaron a recibir dinero de fondos provenientes de los sátrapas venezolanos. No son jugadores dignos de la política.

- ¿Se refiere a Podemos?

No soy juez, no me gusta acusar. Sabemos que hay gente que ha recibido dinero, hay evidencias, y le toca a la justicia española juzgar si es lícito o no haber recibido ese dinero y demostrar si fue utilizado para realizar actividades políticas.

- ¿El ‘fenómeno Guiadó’ ha perdido fuelle?

- No, en absoluto. Juan Guaidó ha logrado el reconocimiento de casi 55 países en circunstancias muy difíciles. Ha demostrado una calidad de liderazgo estupenda, ha mantenido la unidad de la oposición a pesar de que hay muchos interesados en demostrar que no existe tal unidad. La Asamblea Nacional, que agrupa a toda la oposición, está unida. El liderazgo de Guaidó sigue siendo sólido, lleva más de seis meses manteniendo la posición de reconocimiento internacional como gobierno legítimo. Maduro no se atreve a tocarlo y eso es un triunfo.

- ¿Cree usted en un cambio de régimen a través de una vía electoral?

- Creo firmemente en eso, la solución en Venezuela está en, mediante la presión internacional, lograr retomar el rumbo de la elecciones, la fórmula cívica y civilizada que va a impedir que se derrame sangre de inocentes. Maduro y su entorno deben ser cambiados y hay indicios que señalan que hay disposición para lograr un cambio.

- ¿El alzamiento del 30 de abril fracasó?

- Fue un fracaso porque no se logró el objetivo, pero también fue un triunfo porque se demostró que no hay unidad en las Fuerzas Armadas. El 30 de abril produjo como resultado más de 200 oficiales presos, dos de ellos fueron torturados públicamente y uno de ellos perdió la vida.

- Por eso Maduro va a tratar de mantener la cúpula militar vigilada y bajo su control.

- Somos conscientes de que no se trata de un ejército venezolano. Los que llevan el uniforme de la patria no son representantes de la soberanía venezolana, son representantes de una entrega y sumisión a regímenes internacionales como Cuba, Rusia y China.

- ¿Cree que al final de este año se logrará un cambio o seguirá la incertidumbre de manera indefinida?

- Creo que habrá un cambio muy pronto. No le pongo fecha, estamos en plazos relativamente cortos comparado con lo que ha pasado. El sufrimiento de la población ha llegado a extremos. Hace poco se publicó el vídeo de un niño de once años que se desmaya en la calle y al final fallece, no por falta de medicinas sino por falta de alimentación. Cuando matas a un pueblo a través de la hambruna creo que estás llegando al límite. El régimen de los sátrapas de Maduro ha tratado de llevar a Venezuela al mínimo posible existencial. Casi 4 millones de personas han dejado el país.

- Usted vive en el exilio desde 2014. Cinco años sin poner un pie en su país, ¿qué es lo que más echa de menos?

- Muchas cosas.

[Silencio]

- Llevo cinco años sin ver a mi hijo.

[Se emociona]

Lo más