Boletín

La increíble historia del único habitante de una isla italiana

Tendrá que abandonar la isla en las próximas semanas.

Mauro Morandi, el único habitante de la isla Budelli

 Mauro Morandi, el único habitante de la isla Budelli

@evaenlaradio

Corresponsal de COPE en El Vaticano

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 09:36

A sus 79 años Mauro Morandi sigue cada día desde su ordenador todo lo que ocurre en el mundo, aunque el suyo sea tan sólo de 200 hectáreas: la isla sarda de Budelli, con su famosa playa rosa, una de las joyas del Mediterráneo.

Desde hace 30 años Mauro es el único habitante de una isla situada dentro del Parque Natural de La Magdalena, un archipiélago al norte de Cerdeña.

Según relata la revista especializada “Barche a motore, Mediterranean Boat”, en pocos días deberá abandonar la isla. Los responsables del parque natural quieren demoler la choza que el mismo se construyó durante la Segunda Guerra Mundial, cerca de la playa rosa. Su presencia “no es grata”. Desean crear un observatorio ambiental.

Es la segunda ocasión en la que Mauro Morandi se libra de un desahucio. En agosto del 2017, consiguió eludirlo gracias a una petición online con la que recaudó 18.000 firmas. Él está dispuesto a seguir su lucha para que le permitan quedarse, ya que se dedica a limpiar a diario la playa y a protegerla de los turistas incívicos.

Su historia es digna de película. Antes era profesor de educación física. Aburrido de la vida que llevaba, se compró una pequeña embarcación que terminó “naufragando” en la isla de Budelli. Ante la belleza del entorno decidió quedarse allí, desde donde comparte fotografías y aventuras a través de sus redes sociales: @MauroMorandi8

La isla está catalogada por el Estado italiano como reserva natural integral, lo que prohíbe cualquier tipo de construcción en su territorio y además nadie puede poner un pie sobre ella sin permiso.

Por este motivo Morandi vive solo la mayor parte del año, excepto en verano, cuando llegan algunos turistas con permiso.

Según la época se alimenta de setas, de huevos de gaviota y de lo que pesca. Y su deseo es que le permitan seguir siendo el guardián de la isla.

Etiquetas

Lo más