Ya puedes dormir en una casita de chocolate, como la de los cuentos

La casa comestible va a ser instalada en la Orangerie del museo de Sèvres

Casita de chocolate. Archivo

 

  • item no encontrado

Corresponsal en París

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 13:40

Una compañía de reserva de hoteles en internet ha tenido la buena idea de aliarse al gran chocolatero Jean Claude Decluzeau para hacer realidad lo que para más de uno ha sido un sueño: vivir en una casita de chocolate, como en los cuentos.

Decluzeau, especialista en realizar esculturas monumentales de chocolate desde hace años (son famosos su Astérix y Obélix o sus reproducciones de monumentos como la Torre Eiffel o la Opera Garnier), se ha puesto manos a la obra y ha transformado tonelada y media de chocolate en una casita de 18 m2 a la que no le falta detalle.

La casa comestible va a ser instalada en la Orangerie del museo de Sèvres, una estructura en metal y cristal inspirada en las estructuras de la Torre Eiffel.

Allí podrán dormir dos noches, las del 5 y 6 de octubre, aquellos que tengan la suerte de ser los primeros en realizar la reserva. La casa está preparada para recibir a cuatro personas y cuesta 50 euros la noche, incluida la cena y el desayuno, un kit de aseo, electricidad y wi-fi.

Además de dormir, podrán consumir la decoración porque, exceptuando el suelo y las camas, una doble y dos sencillas, todo es de chocolate:  la chimenea, la cocina, la lámpara, las flores de la ventana… también las paredes, pero los muros no se podrán comer, para que la casa no se venga abajo.

Para que el resto del público pueda disfrutar de una parte de este sueño, la casa de chocolate podrá visitarse el 7 de octubre, y Jean-Claude Decluzeau ofrecerá talleres para la confección de casitas en chocolate personalizadas que cada uno podrá llevarse a casa, por sólo cinco euros por persona.

Etiquetas

Lo más