La derecha francesa: "Europa no puede acoger a todo el mundo"

Líder de la derecha francesa

 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:27

El líder de la derecha francesa, Laurant Wauquiez, ha instado a cerrar los puertos europeos a los barcos que
rescatan a inmigrantes
 como el Aquarius al considerar que son "cómplices de la trata de seres humanos que hacen los traficantes".

En su discurso de apertura del curso político en Mont Mézenc (centro del país), el presidente del partido Los Republicanos cargó contra el Gobierno en el asunto de la "inmigración masiva", que constituye hoy "una amenaza cultural para la civilización europea".

"Hay que parar a esos barcos que, a imagen del Aquarius, se convierten, en realidad, en cómplices de la trata de hombres hecha por los traficantes. Los barcos no deben atracar en el continente europeo, deben ser llevados a costas africanas", ha señalado.

Para Wauquiez, Europa ha llegado "al final de sus capacidades de integración", por lo que ahora deben llevar a cabo "verdaderas políticas de reconducción a la frontera de aquellos a los que no se les reconoce el derecho de asilo".

Tras su elección como líder de Los Republicanos el pasado diciembre, Wauquiez, de 43 años, ha orientado el discurso de su partido hacia la inmigración y la identidad, lo que le ha valido críticas internas en su formación por acercar sus postulados a los de la ultraderecha.

Este domingo, ante unas 1.500 personas, acusó al presidente francés, Emmanuel Macron, de "hipócrita" por aceptar a refugiados del Aquarius, después de haber rechazado que el barco atracase en Francia.

Al mismo tiempo, consideró que "Europa no puede acoger a todo el mundo", por lo que las demandas de asilo deberían ser realizadas "al otro lado del Mediterráneo".

"Incluso han inventado esa palabra de populismo para justificar la censura y hacer callar a todos los que no piensan como ellos. ¡Qué palabra extraordinaria para quien escuchar a los franceses es ser populista!", dijo.

En numerosas ocasiones instó a Macron a "devolver el dinero a los franceses" y a "devolverles el poder adquisitivo", para calificar a continuación el primer año del mandato del presidente como "un fracaso".

Lo más