Sin micrófonos: Los favoritos a presidir el PP, convencidos de su victoria

El llamado voto incontrolado tiene despistados a los candidatos

El llamado voto incontrolado tiene despistados a los candidatos  EFE

  • item no encontrado

Jefa de Nacional de COPE

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 23:41

A partir de las 9,30 de la mañana el PP estrenará su particular proceso de primarias con una constante entre los favoritos: Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Pablo Casado, se ven vencedores. Esta convicción depende, eso sí, dicen, más de intuiciones, de lo que llaman “sensaciones positivas”, que de certezas, y es que el sistema tiene su complejidad, y los apoyos solo pueden garantizarse en cierta medida. Es más, hay militantes que han prometido su apoyo a los tres, por aquello de la supervivencia política.

Pero no todo son intuiciones... En estos días se ha tirado, y mucho de calculadora (sumando apoyos de unas y otras partes), de cocina y de teléfono, para granjearse simpatías. Tanto que, en las últimas horas, se han sucedido las acusaciones de presiones, y algunos afiliados admitían que les están “atornillando”, pero la sangre no ha llegado al río, y el Comité Organizador solo ha tenido que intervenir en un caso que consideraron “especialmente grave”.

El llamado voto incontrolado, tiene también despistados a los candidatos. Muchos dan por hecho que irá dirigido a Pablo Casado, pero “esto no es una ciencia exacta”, advierten, y quizá acaben dando su apoyo a cualquiera de los otros aspirantes.

Soraya Sáenz de Santamaría, ha centrado su campaña en presentarse como el voto útil, como la que puede garantizar la victoria frente a Pedro Sánchez... todo ello con un discurso “en positivo”, insistía una y otra vez, y con un mensaje de unidad después del congreso... unidad que quieren garantizar también el resto de los favoritos.

María Dolores de Cospedal ha querido dejar claro que conoce el partido, y que puede ganar también elecciones recuperando los valores tradicionales del PP; y Pablo Casado, se presentaba como un “outsider”, como un político joven sin mochilas, y como el único que puede servir de pegamento para todas las facciones populares.

Mariano Rajoy ha mantenido una absoluta neutralidad en este proceso, tanta que no tiene previsto ir a votar hoy a ninguno de los seis candidatos. Se ha mantenido informado en todo momento pero, nada más. Las urnas se cerrarán a las ocho y media de la tarde, y comenzará un lento recuento en las 1096 sedes repartidas por toda España. Los gerentes y los interventores garantizarán la limpieza del proceso y los resultados se podrían demorar hasta más allá de la medianoche. Las actas llegarán a Génova el viernes y se examinará una por una. Y a partir de entonces los dos “supervivientes” tendrán dos opciones: o intentar consensuar una candidatura única (opción que muchos ven poco probable); o jugárselo todo al cara o cruz del congreso, que estará en manos de los compromisarios.

Lo más