Varias familias se ofrecen a adoptar a las hijas de la joven asesinada en Lepe

Concentración celebrada hoy en memoria de Cristina Márin, la joven rumana de 24 años mortalmente apuñalada

GRAF6002. LA ANTILLA(HUELVA) (ESPAÑA), 08/07/2018.-El alcalde de Lepe (Huelva), Juan Manuel González (5i), acompañado de autoridades locales y provinciales, durante la concentración celebrada hoy en el paseo marítimo de la población costera de La Antilla (Huelva) en memoria de Cristina Márin, la joven rumana de 24 años mortalmente apuñalada presuntamente a manos de su expareja sentimental.-EFE/Julián Pérez Julián Pérez

Agencias

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 17:21

Varias familias vecinas de Lepe (Huelva) se han ofrecido para adoptar a las hijas de Cristina M., la mujer de 24 años de edad de nacionalidad rumana que este sábado fue asesinada, presuntamente, por su expareja y padre de las niñas.

La presidenta de la Asociación de Rumanos de la Costa de Huelva (ARCOH), Mihaela Ciliciu, ha explicado a Efe que una familia en concreto se ha dirigido a este colectivo con el fin de ofrecerse para la adopción de las dos niñas, de 2 y 5 años de edad, con la premisa de que las menores no se separen y estén acogidas por la Junta el menor tiempo posible.

De la misma forma, varias familias, de la localidad y también de municipios cercanos, se han mostrado dispuestas a adoptar a las niñas, tras conocer que la mujer asesinada no tiene familia en Lepe, y los únicos familiares cercanos son del padre y presunto asesino.

La niñas ingresaron poco después de las 16 horas del sábado en un centro tutelado por la Junta de Andalucía. Antes tuvieron que pasar por un intenso trabajo psicológico. El objetivo era que no se dieran cuenta de la situación que estaban viviendo.

A las niñas se las ha aplicado el protocolo de urgencia para estos casos, de modo que se las ha derivado a una vivienda con profesionales que cuidarán de ellas hasta que se tome una decisión definitiva en torno a ellas.

La premisa, en estos casos, es que las menores estén tuteladas en la vivienda de acogida el menor tiempo posible.

Cristina M., que el próximo sábado habría cumplido 25 años, llegó a Lepe en 2014 para trabajar en la recogida de la fresa, como decenas de mujeres compatriotas, aunque decidió quedarse a vivir en la localidad con su pareja, con la que entonces ya tenía una hija.

Concentración de repulsa en la playa de La Antilla

En el acto han participado decenas de personas, entre ellas el alcalde de Lepe, Juan Manuel González; el delegado del Gobierno andaluz en Huelva, Francisco José Romero; y la subdelegada del Gobierno en la provincia, Manuela Parralo.

El regidor ha expresado su "más absoluta y rotunda repulsa hacia el acto de violencia de género" y ha expresado su "más sincera solidaridad con la familia de esta mujer, especialmente sus dos hijos que deben estar viviendo unos momentos de dolor infinito".

González ha remarcado que aunque desde múltiples administraciones y entidades son comunes los programas y los actos de sensibilización contra la violencia de género y, a pesar de haber conseguido logros en este campo, "aún queda mucho camino por recorrer y la prueba la tenemos aquí, en unos días lamentablemente teñidos de duelo".

En este punto, ha señalado la necesidad de "continuar luchando desde los diferentes frentes para conseguir erradicar esta lacra social".

"Queremos tener la voluntad de luchar en la medida de nuestras posibilidades por erradicar la violencia de género y, por supuesto, la violencia en todas sus manifestaciones", ha añadido.

Por ello, ha indicado, "todos debemos defender y respetar los derechos humanos, contribuir al cambio de mentalidad social para acabar con los comportamientos y actitudes que infravaloran a la mujer, comentar el desarrollo individual y social de las mujeres y animar a las mujeres víctimas de maltrato a que rompan su silencio y apoyarlas cuando se hayan decidido a buscar ayuda".

Tras su intervención, se ha guardado un minuto de silencio con la esperanza de que "no vuelvan a repetirse crímenes y atentados" como el de ayer y de que "la violencia de género no vuelva a sembrar el drama en el seno de una familia".

Lo más