Simpatizantes de Unidas Podemos impiden la intervención de una miembro de Vox con un escrache

Los hechos sucedieron durante una conferencia sobre la custodia compartida en el centro deportivo Valdelasfuentes de Alcobendas

Simpatizantes de Unidas Podemos impiden la intervención de una miembro de Vox con un escrache

 

Redactor de COPE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 20:36

Varios militantes y simpatizantes de Unidas Podemos han protagonizado el pasado sábado 16 de noviembre un escrache contra una diputada de Vox. Los hechos sucedieron durante la celebración de una conferencia sobre la custodia compartida en el centro deportivo Valdelasfuentes de Alcobendas (Madrid).

Tal y como se puede ver en las imágenes, todo transcurría con normalidad hasta el momento en el que el presentador de la conferencia pronunció el nombre de la diputada regional madrileña, Alicia Rubio. Es en ese momento cuando los aplausos se convirtieron en pitos. La mayoría procedían de los últimos asientos de la sala, lugar donde diversas personas sacaron varios carteles en los que se podía leer frases como “eres voxmitiva” o “yo coso mi propia historia” entre muchas otras.

Unas frases que, en su mayoría, se trataban de una clara alusión a las polémicas declaraciones que la diputada de Vox realizó hace escasos días ante la Asamblea de Madrid. “Si los chicos eligieran más la costura sería mejor porque empodera mucho coser botones”, llegó a comentar de forma irónica Alicia Rubio para criticar una proposición no de ley propuesta por Unidas Podemos.

En el escrache participó la secretaria general de Podemos en Alcobendas, Isabel Rosa, y la que fue vocal del distrito de Hortaleza, Blanca Martos Peláez, quien en actitud amenazante acabó agrediendo a uno de los cámaras del evento. En las imágenes se puede apreciar como la militante del grupo parlamentario Unidas Podemos llega a coger del cuello a uno de los cámaras del evento, acción que provoca que el profesional intente defenderse bajo las quejas y gritos de los demás participantes del escrache. Algunos de ellos, llegaron a advertir al operario con “no tocar ni un pelo” a la militante de Unidas Podemos que le había cogido por el cuello.

Lo más