• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

La ruta de las armas: de los atentados de París a un piso de Burgos

Hay un detenido que, según ha podido saber COPE, compró el mismo tipo de arsenal y en el mismo lugar de Eslovaquia 

La ruta de las armas: de los atentados de París a un piso de Burgos

Santi Otero

Lorena Fernández
Twitter

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 02:12

La Guardia Civil ha desmantelado en la localidad burgalesa de Miranda de Ebro un importante taller clandestino de fabricación de armas y artefactos explosivos. Hay un detenido que, según ha podido saber COPE, compró el mismo tipo de arsenal y en el mismo lugar de Eslovaquia que el utilizado por los terroristas de los atentados de París del 2015. La Benemérita tiene constancia de que hay más personas que han usado el mismo modus operandi para hacerse con armas.

La historia arranca hace casi cinco años y nos lleva a París. El 7 de enero de 2015 dos terroristas yihadistas, los hermanos Saïd y Chérif Kouachi atentan contra el semanario satírico francés Charlie Hebdo. Matan a 12 personas. Dos días después, el 9 de enero, un colaborador suyo, el yihadista Amedy Coulibaly asalta el Hyper Cacher, un supermercado de productos judíos. Mata a cuatro de los rehenes. Los tres han utilizado fusiles de asalto que tienen algo en común: son armas militares, de los años 60, que han sido compradas en una tienda de Eslovaquia. Son armas en principio inutilizadas pero que una persona con conocimientos en la materia puede reactivar. Son armas que se pueden comprar también a través de Internet. La conexión París-Eslovaquia no se queda ahí. Solo once meses después, el 13 de noviembre de ese mismo año, 137 personas morían en tres atentados cometidos en París. El más conocido el perpetrado contra la sala Bataclán. Cuatro terroristas mataban a 89 personas.

ESLOVAQUIA EN EL PUNTO DE MIRA

La pista eslovaca, desde entonces, ha dado sus frutos. Aunque a raíz de aquellos terribles ataques el país modificó su legislación para que no se pudieran vender libremente este tipo de armas aún hay muchas personas que como la Guardia Civil cuenta a COPE 'logran burlas las leyes del país y consiguen comprar estas armas'. Admiten que es un importante problema para toda la UE.

En abril de ese mismo año de los atentados de París, en España la Jefatura de Información de la Guardia Civil dio con un taller de armas clandestino en Alicante. Fue la bautizada como 'operación Taronja'. Siete personas fueron detenidas. Se intervinieron 100 armas de fuego y más de 21 mil cartuchos metálicos. Habían adquirido las armas en ese establecimiento de Eslovaquia y como los terroristas de París las habían reactivado.

2019: OTRO DETENIDO EN MIRANDA DE EBRO, BURGOS

Decíamos que la pista eslovaca de París ha seguido existiendo. Y la prueba es la última operación de la Guardia Civil: ha desmantelado un taller clandestino de fabricación de artefactos explosivos y armas -algunas de ellas de guerra- en un piso y un garaje de la localidad de Miranda de Ebro.

El arsenal es importante: 17 artefactos explosivos improvisados, abundantes precursores de explosivos, 26 armas de fuego, chalecos antibalas, una máscara antigas, silenciadores y más de 2.800 cartuchos de diferentes clalibres.

Por ello hay un detenido. Es un hombre de 43 años que tenía el taller en su propia casa, que compartía con sus padresy que había comprado el mismo tipo de armas y en la misma tienda de Eslovaquia en la que lo hicieron los terroristas de París. El capitán Fernando Castellanos cuenta a COPE 'que trabajaba en una empresa de metalurgia. Con esa experiencia y con toda la herramienta que tenía en su casa se facilitaba en gran medida la fabricación de esos artefactos explosivos. Muchos de ellos eran recipientes metálicos cerrados que él fabricaba con hierro forjado donde mezclaba la mezcla explosivo y donde añadía metralla para aumentar su poder explosivo'. ¿Cómo era? 'La típica persona solitaria, introvertida, inquieta. Un vecino que a priori puede pasar por el vecino perfecto. Obsesiva con los explosivos y las armas'.

La Guardia Civil ha descartado que el detenido tenga conexiones con grupos terroristas o ligados a la delincuencia pero admite que esa pista eslova 'preocupa'. De momento ha ingresado en prisión preventiva. Se enfrenta a entre 8 y 10 años de cárcel.

Lo más