Procés.- Fiscal replica: se quiera sentar al Estado en el banquillo cuando el juicio es en defensa de la democracia

Procés.- Fiscal replica: se quiera sentar al Estado en el banquillo cuando el juicio es en defensa de la democracia

Europa Press

Tiempo de lectura: 5' Actualizado 12:35

Acusa a las defensas de usar "libelos acusatorios" para "transformar en víctimas a quienes han fracturado el orden constitucional"

El fiscal del Tribunal Supremo Javier Zaragoza ha comenzado su exposición en la segunda jornada del juicio contra el 'procés' haciendo un firme alegato en defensa del alto tribunal frente a los argumentos de las defensas de los doce independentistas que están siendo juzgados, asegurando que "parecen auténticos libelos acusatorios basados en una versión distorsionada de la realidad", dirigidos a desprestigiar a la justicia española y, por ende, a "cuestionar la calidad democrática de nuestro estado de derecho" e intentando "sentar al Estado en el banquillo" de los acusados.

Así, ha defendido que éste "es un juicio en defensa de la democracia" y de la Constitución "que garantiza los derechos de todos los que formamos parte de este país".

Zaragoza, uno de los fiscales presentes en la vista junto a su compañero Fidel Cadena, ha realizado estas consideraciones antes de argumentar su impugnación a todas y cada una de las cuestiones previas expuestas ayer por los abogados de los encausados, que jugaban así su última carta para conseguir la nulidad del procedimiento, consistentes en denunciar vulneraciones de derechos fundamentales durante la instrucción del proceso.

SE PRESENTAN COMO VICTIMAS

A juicio del fiscal, las defensas utilizaron este trámite legal de cuestiones previas para "transformar en víctimas a quienes han fracturado el orden constitucional y sentar en el banquillo al Estado", que en este asunto no ha hecho más que "restaurar el orden político mediante el único instrumento en una sociedad democrática, que es la aplicación de la Ley".

"Unos días atrás la editorial de un medio decía que no se juzga a dirigentes que reclamaban libertades, sino a dirigentes que querían arrebatarlas", y en este sentido ha subrayado que cuando se pretenden ejercer derechos políticos al margen de la Ley "no solo no hay lesión de esos derechos, sino que se vulneran los derechos del resto de los ciudadanos".

En este punto ha aludido a "esa mayoría social silenciosa de Cataluña, un 60 por ciento del censo electoral, que no participo en el referéndum ilegal del 1-O, así como al ataque a la soberanía nacional que reside en la totalidad del pueblo español.

El representante del Ministerio Público ha centrado gran parte de su intervención, que ha durado algo más de una hora, en tratar de contrarrestar todas las argumentaciones que presentaron ayer las defensas de los encausados, pero haciendo especial hincapié en las expuestas por los abogados del exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y de los conocidos como los 'Jordis'.

NO SE JUZGA AL INDEPENDENTISMO, SINO HECHOS

"No es cierto, no es el independentismo lo que se juzga, no es al proyecto político, sino los gravísimos hechos que acaecieron en los meses de septiembre y de octubre", ha insistido en varias ocasiones. Para ello ha recuperado el auto de procesamiento del juez Llarena que decía que los independentistas "no defendieron" su idea "por la vía pacífica" y a través de los cauces constitucionales, "sino por una reiterada desobediencia" e intentando impedir la función de los agentes policiales.

Así, el fiscal ha reprochado que las defensas hayan basado sus escritos de defensa en una "falacia que debe ser proclamada a los cuatro vientos". "No existe el derecho a la autodeterminación ni en España ni en resto de países a nuestro alrededor", ha subrayado y recordado que tanto en la región italiana de Véneto como en la alemana de Baviera se negó la posibilidad de convocar un referéndum y lo acataron "como es obligado en una democracia".

Así, entre otras de las mentiras que, según el fiscal, se han vertido por parte de las defensas, ha lamentado que se diga que los promotores de la secesión hayan sido perseguidos desde el principio, cuando "llevan años proclamando el proyecto independentista, realizando manifestaciones multitudinarias" y nadie ha sido detenido hasta que "han pasado los límites establecidos para los derechos políticos fundamentales reconocidos en nuestra constitución".

Zaragoza, que se ha expresado en tono directo para rebatir las cuestiones previas de los abogados de los 12 líderes independentistas, ha llegado a elevar el volumen cuando ha hecho referencia a una de las manifestaciones que hizo el abogado de Junqueras y del exconseller Raül Romeva, Andreu van den Eynde, que aseguró que todos los derechos fundamentales, incluso la libertad de culto, han sido vulnerado. "No hay más que ver la causa para saber que no se ha registrado ninguna casa ni se ha intervenido ningún teléfono", de los investigados en el Tribunal Supremo, ha asegurado.

MOVILIZAR CIUDADANOS COMO "MUROS HUMANOS"

La defensa de la actuación de las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad durante la jornada del 1-O también ha sido objeto en el discurso del fiscal. En este sentido, ha afeado a la defensa de Jordi Cuixart que haya comparado "el uso legítimo y proporcional" de los agentes policiales con "torturas".

"Es un disparate jurídico de dimensiones importantes", ha dicho, máxime cuando fueron los líderes independentistas los que "movilizaron a miles de ciudadanos como muros humanos e impidieron la legítima función policial", que trataban de dar cumplimiento a un mandato judicial de impedir el referéndum declarado ilegal. Ha añadido que en esa jornada tan sólo hubo dos heridos graves, pese a las cifras que dio la Generalitat de Cataluña.

Con todo ello, el fiscal del Supremo ha apuntado ante el tribunal que preside Manuel Marchena que la acción política "no justifica desobedecer de forma reiterada, sistemática y contumaz el orden constitucional", ni tampoco "convocar miles de ciudadanos para retener y tener secuestrada prácticamente a una comisión judicial" con el pretexto de que era un "ataque a Cataluña". "El diálogo desde la imposición no es aceptable en una sociedad democrática", ha dicho contundentemente.

Tras esto, Zaragoza ha comenzado a contestar a cada una de la impugnaciones del Ministerio Público a todas las cuestiones previas expuestas ayer por la doce defensas y ha defendido igualmente la competencia del Supremo y de los otros órganos judiciales que investigan hechos vinculados al 'procés', como la imparcialidad e independencia de los siete magistrados del Supremo que juzgan este asunto y la del juez instructor, Pablo Llarena.

Al respecto, ha recordado que las recusaciones a todos estos magistrados han sido resueltas por la denominada sala especial del 61, por lo que ya no tiene cabida volver a esta cuestión. En cuanto al juez que llevó a cabo la investigación de los hechos que ahora están siendo enjuiciados, y que las defensas critican que se siente "víctima" al escribir en dos resoluciones la primera persona del plural,el fiscal ha sido rotundo: "Son expresiones sacadas de contexto y lo único que quiere decir es que en la investigación se habían acreditado unas actuaciones de ilegalidad".

CRÍTICA AL TRIBUNAL ALEMÁN

Durante la hora que ha durado la exposición, Zaragoza ha criticado la "doble intromisión" del tribunal alemán que decidió no entregar a Carles Puigdemont por el delito de rebelión. "Ha incumplido la ley sobre aplicación de la orden europea de detención" porque "creyó que podría enjuiciar los hechos", ha agregado.

Zaragoza ha concluido su intervención enfatizando que "no parece de recibo culpar al Estado de una supuesta falta de voluntad de diálogo como factor desencadenante o que aboca a ese factor de quiebra del orden constitucional y a esa secesión consumada que fue revertida por el Estado".

Lo más