Boletín

La lista de los etarras más homenajeados

En 2018 se celebraron un total de 196 actos de enaltecimiento del terrorismo de ETA

La lista de los etarras más homenajeados

 

José Melero Campos
@ImparablesCope

Redactor y presentador del programa "Imparables Cope".

José Melero Campos

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:59

Suena duro ofrecer este dato, pero es una realidad. 2018 cerró con un total de 196 actos de enaltecimiento del terrorismo de ETA, según los datos ofrecidos por el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite). Casi la totalidad de estos actos tuvieron lugar en el País Vasco y en Navarra. Lo llamativo es que se trata de una cifra que superó en un 158% las realizadas en 2017, cuando se contabilizaron hasta 76 actos. Pese a que se cumplen casi ocho años desde que la banda terrorista anunciara el cese definitivo de su actividad armada, las imágenes obscenas en la que se puede visionar un homenaje a algunos de sus miembros, son una constante en ambos territorios.

Este sábado, el PP ha registrado en el Congreso de los Diputados una proposición de ley orgánica para que, precisamente, los delitos de terrorismo no prescriban y para que la convocatoria de homenajes a personas condenadas por terrorismo constituya un delito penado con hasta tres años de cárcel incluso aunque no se celebren.

Y es que, como hemos comentado anteriormente, los homenajes se suceden con total naturalidad. Una de las más polémicas en los últimos meses fue el tributo rendido al que fue jefe de la banda terrorista, Josu Ternera, en su localidad natal de Vizcaya (Ugao-Miraballes). Fue el pasado mes de mayo, tras ser detenido en Francia. En torno a un centenar de personas sacaron a relucir unos carteles con el rostro de uno de los etarras más sanguinarios, bajo el lema “Libertad para Josu, no a los ataques al camino de soluciones.” Durante aquellos días, se celebraron con el apoyo de la izquierda abertzale varios actos en contra del arresto. En este punto, cabe recordar que Ternera fue quien dio la orden, entre otros muchos atentados, de poner una bomba en diciembre de 1987 en la casa cuartel de la Guardia Civil de Zaragoza, que mató a once personas.

No menos ampollas levantaron los homenajes al carcelero de Ortega Lara y condenado también por tres asesinatos, Jon Uribetxeberria Bolinaga, tras su fallecimiento en enero de 2015 como consecuencia del cáncer que padecía. Tres años antes, en verano de 2012, fue excarcelado dado su precario estado de salud. Su funeral se convirtió en todo un tributo a su figura. Su planificación corrió a cargo de Sortu y los familiares del etarra. Especialmente indignante fue la presencia de tres de los miembros etarras más sangrientos: Enrique Letona, Jon Agirre y Juan María Zabarte, conocido como el carnicero de Mondragón. Entre los tres suman un total de 29 asesinatos. Decenas de pancartas en contra de la dispersión de los presos de la banda marcaron gran parte del acto. En él no hubo gritos de apoyo a la banda, sólo en favor de la vuelta de sus “presos políticos”. “Estamos orgullosos de haber sido tus amigos. Estás ahí arriba, contigo ha nacido una nueva estrella en el cielo de Euskal Herria y desde ahí seguirás guiándonos”, aseguró uno de sus amigos en la lectura del manifiesto de despedida.

¿O cómo olvidar en este repaso a De Juan ChaosEl exmiembro de la banda fue condenado a casi tres mil años de prisión por participar en un total de 25 asesinatos. Tan solo cumplió 18 años. Los 12 restantes los evitó por buen comportamiento, trabajos y por sus estudios en la UNED. Se encuentra en libertad desde el año 2008, tras cumplir su condena, pero a su vez está en búsqueda y captura por orden de la Audiencia Nacional. En 2015, fue encontrado en Venezuela, donde reside actualmente. Uno de los homenajes más sonados que recibió fue a comienzos del año 2005 en Bilbao, organizada por la Asociación de Familiares Presos de ETA, y en la que se pedía el acercamiento de los presos a las cárceles vascas. Lo asistentes iban acompañados de fotografías de sus familiares presos, entre ellas una de Juana Chaos.

Tres años más tarde, en agosto de 2008, le homenajearon en San Sebastián por parte de los movimientos pro-amnistía, unos días más tarde de quedar en libertad. Sin embargo, De Juana Chaos disculpó su ausencia mediante una carta. Una misiva en la que criticaba la política penitenciaria del Gobierno de Zapatero.

Quizá menos mediático pero mucho más reciente, en 2018, fue el homenaje dispensado a Iñaki Igerategi e Ignacio Otañocondenados por facilitar información a la banda terrorista sobre diferentes objetivos, entre ellos el jefe de la Policía Local Joseba Pagazaurtundua, asesinado en 2003, o varios ‘ertzainas’ a los que conocían de jóvenes.

Dos años antes, en diciembre de 2016, el centro de los focos estuvo en Javier Balerdi, en San Sebastián. El terrorista formó parte del comando que acabó con la vida de siete personas, entre ellas del funcionario de prisiones Ángel Jesús Mota Iglesias, a quien disparó mientras la víctima sostenía a su bebé en brazos. Centenares de personas vitorearon a Balerdi, que fue agasajado con bailes y flores en su honor.

Lo más