Boletín

Hermann Tertsch (Vox) pone en su sitio a Carmen Calvo por su homenaje a las 13 Rosas con esta polémica de TVE

El eurodiputado de Vox ha recordado esta polémica de la televisión pública a la vicepresidenta del Gobierno en funciones 

Vídeo

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 07 ago 2019

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha rendido homenaje en Twitter a las '13 Rosas', 13 mujeres, en su mayoría militantes de las Juventudes Socialistas, de cuyo fusilamiento por el régimen franquista se cumplen 80 años.

"Hace 80 años, trece mujeres fueron fusiladas en Madrid por defender la democracia y la libertad. Carmen. Virtudes. Martina. Joaquina. Blanca. Ana. Pilar. Dionisia. Julia. Victoria. Adelina. Luisa. Elena. Que los nombres de las 13 Rosas nunca se borren de la historia", ha escrito Sánchez en su cuenta de Twitter.

Sánchez se ha sumado así al homenaje por parte del PSOE, que ha usado esta red social para recordar a "trece mujeres de izquierdas asesinadas por sus ideas políticas", "víctimas inocentes, auténticas heroínas".

Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, ha rememorado a estas "mujeres que pagaron con sus vidas la defensa de la libertad" y el ministro de Exteriores, Josep Borrell, que ha recodado que fueron fusiladas cuatro meses después de finalizar la Guerra Civil, ha subrayado que "su único delito fueron sus ideas". "Hoy debemos recordarlas. Olvidarlas sería su segunda muerte", ha dicho.

En este sentido, el eurodiputado de Vox, Herman Tertsch, ha respondido a Carmen Calvo recuperando la historia  de las 14 monjas de la Orden de la Inmaculada Concepción desparecidas e noviembre de 1936 y cuya historia no tuvo mucho trascedencia: "A ver si Carmen Calvo se acuerda de estas monjas violadas y asesinadas como tantas otras por milicias socialistas, comunistas y anarquistas. Ellas sí que eran realmente inocentes y no eran sospechosas de ningún crimen contra inocentes". 

El pasado sábado 22 de junio, se celebró la beatificación de las catorce religiosas de la Orden de la Inmaculada Concepción en La Almudena, en Madrid. Las 14 mujeres fueron mártires por la fe durante la persecución religiosa de los años 30 en España. El evento fue una de las noticias comentadas en los telediarios y las redes sociales comenzaron a hacerse eco. Fue a raíz de un desacertado tweet de Televisión Española sobre lo que, según su versión, se estaba celebrando en la ceremonia. Para TVE, se estaba beatificando a las 14 religiosas que "desaparecieron", como reza la publicación. 

El tweet de TVE acumulaba más de 2.000 respuestas. Los usuarios critican que la televisión pública hable de "desaparición" cuando la versión real de, por lo menos, cuatro de las diez religiosas es que murieron fusiladas a manos de los milicianos del bando republicano.

Entre las cuentas que han llamado la atención sobre el hecho, destaca la de Rafael Hernando, senador del Partido Popular. El político ironiza sobre el texto de la publicación, añadiendo que "'desaparecieron' cuando al parecer las llevaban de excursión unos 'amables milicianos'", en alusión al posterior fusilamiento que padecieron.  

Otros usuarios han apostado por corregir la información que proporcionaba el mensaje y reclamar "precisión" por el riesgo, dice, dequedar "descalificado". La sátira y los recursos visuales también han aparecido en el timeline, a propósito del verbo "desaparecer". Una cuenta ilustra a lo que hace referencia el tweet de TVE con un GIF. Este lunes, Televisión Española sí ha hablado de "fusilamientos" a la hora de referirse a los homenajes a las 13 Rosas. 

La historia de las beatas concepcionistas mártires por la fe

Las 14 monjas de la Orden de la Inmaculada Concepción pertenecían a tres comunidades distintas: San José y El Pardo, en Madrid, y Escalona, en Toledo. El Prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el Cardenal Angelo Becciu las elevó a los altares como beatas mártires de la Iglesia católica. 

Diez de las hermanas vivían en el monasterio de San José, en Madrid. De allí, fueron expulsadas y se refugiaron en un piso de la calle Francisco Silvela, 19, en Madrid. La portera de un edificio vecino las denunció en noviembre de 1936. Los milicianos las detuvieron y las subieron en un camión. El destino de todas ellas fue el martirio. La archidiócesis de Madrid afirma que los milicianos sacaron del piso a una de ellas, Sor María Eustaquia de la Asunción, que no podía valerse por sí misma. Y añade cómo "sufrió desamparo, espantosos dolores físicos y un trato soez e inhumano".

Las religiosas de El Pardo fueron expulsadas del pueblo, excepto dos, a pesar de la acogida que les prestaron varios vecinos. Las que consiguieron permanecer en el lugar, se alojaron en casa del capellán del monasterio. Tras ser descubiertas en casa de unas personas que las ayudaron, fueron todos detenidos. Las dos concepcionistas lograron que sus bienhechores fueran liberadas, pero su destino fue el fusilamiento en la madrugada del 22 de agosto de 1936 en las cercanías de Vicálvaro. 

El mismo año, 1936, también fue el de la expulsión de las mártires concepcionistas de la comunidad de Escalona, en Toledo. Las trasladaron a la comandancia local y trataron de conseguir que las dos renunciaran a la fe. Al no logarlo, las encerraron en una cárcel dentro de un convento de capuchinas hasta su martirio por fusilamiento en octubre de 1936.

Lo más