COPE

¿Habrá restricciones en Navidad?

Los expertos consultados por COPE apuestan por exigir el certificado covid y test para evitar que se disparen los contagios durante el puente de diciembre y Navidad

Audio

Maribel Sánchez Margallo
@maribelmargallo

Redactora 

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 10:57

Los expertos consultados por COPE apuestan por exigir el certificado covid y test para evitar que se disparen los contagios durante el puente de diciembre y Navidad.

Nos jugamos la Navidad si los contagios aumentaran hasta los niveles que presentan los países del Centro y Este de Europa. Los epidemiólogos consultados por COPE valoran positivamente que el aumento de contagios no se haya visto reflejado todavía en una saturación hospitalaria, pero señalan la situación que viven estos países para que adoptemos medidas preventivas.

La principal diferencia con esas zonas del continente está en el nivel de vacunación en nuestro país (37 millones y medio con la pauta completa, que es el 89,2% población diana

Aún así, hay cerca de 4 millones de españoles que no están vacunados y son la mayoría de los ingresados en los hospitales tras contagiarse.

Por este motivo, el Dr. Julián Olalla, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) https://seimc.org/ y especialista de medicina interna en el Hospital Costa del Sol de Marbella reconoce en COPE que “de momento estamos viendo un aumento de casos de COVID pero no se está traduciendo en un aumento de número de ingresos hospitalarios o de la presión en las UCI. Sucede esto porque tenemos un grado de vacunación mucho mayor que el de nuestros vecinos y sería deseable que todavía fuera más grande”.

Ante este panorama, con aumento de la incidencia acumulada, la tasa de contagio y la positividad de las pruebas de diagnóstico, la Comisión de Salud Pública dependiente del Ministerio de Sanidad se ha limitado a recomendar mascarilla, distancia física, limitación de aforos en la restauración o la vuelta al teletrabajo. Sin embargo, no se pronuncia sobre la obligatoriedad de solicitar el certificado COVID en los establecimientos cerrados y delega la decisión en el Tribunal Supremo.

CERTIFICADO COVID

Mascarilla, distancia social y tercera dosis de la vacuna a los colectivos de riesgo es la apuesta generalizada que hacen la mayoría de los epidemiólogos y virólogos consultados por COPE para evitar una sexta ola con los niveles que están registrando nuestros vecinos europeos. Pero, además, la evolución al alza de la incidencia acumulada lleva a los especialistas a pedir el certificado COVID para motivar a los no vacunados a cambiar de actitud. Una petición que hacen también un total de once comunidades autónomas para que se use el documento en los lugares públicos antes de que empiecen a dispararse los contagios.

Es lo que lleva al Dr. Olalla a explicar en COPE que “hasta que no suframos una oleada en la que se den muchos casos, pero sin presión hospitalaria y, por tanto, tengamos evidencia de que la COVID19 ha pasado a ser una enfermedad leve o moderada, desde un punto de vista médico conviene mantener ciertas restricciones. Diciembre es un mes de encuentros. Tenemos el puente, las navidades, que son todas celebraciones familiares, y parece prudente tener cierta garantía (que no absoluta) que todos aquellos que nos vamos a reunir tengamos cierto grado de inmunidad”. La única forma de confirmar ese “cierto grado de inmunidad” se da ahora mismo con la presentación del certificado COVID o un test que demuestre que estamos libres de la enfermedad.

De la misma opinión es el profesor de Ciencias de la Salud de la Universidad Oberta de Cataluña , Salvador Macip, que explica en COPE que “la vacuna es una de las principales capas que tenemos, pero no es suficiente y no es la única. Tenemos que seguir vigilando y protegiéndonos contra la variante Delta, la Delta Plus y la que vaya saliendo con otras medidas, como puedan ser las restricciones que se puedan aplicar en cada momento según la gravedad del momento”.

Pero no todos los expertos comparten esta valoración. El jefe de Virología del Hospital Ramón y Cajal, el Dr. Juan Carlos Galán, insiste en COPE en que “la situación epidemiológica general no justifica la implementación de nuevas medidas restrictivas, que no serían bien recibidas por la población. Respecto al certificado COVID, con tasas tan altas de vacunación, no tiene sentido porque todo el mundo lo tendría. Eso tiene sentido en países donde las coberturas están escasamente en el 60% de la población. No creo que, a día de hoy, ninguna sea necesaria, pero si tenemos que seguir vigilando y que todo el mundo sea consciente de que el COVID sigue ahí presente”.

Sin embargo, no todos los datos son igual de satisfactorios como el de la vacunación, como demuestra el hecho de que empeore la tasa de reproducción del virus, la positividad de las pruebas diagnósticas y la incidencia acumulada de la pandemia.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

TEST SEROLÓGICOS

Los buenos datos de vacunación se acaban de ver empañados por el aumento de hospitalizados que, siendo todavía menor que en todas las olas registradas hasta el momento, supera ya la barrera de los 3.000 enfermos COVID que se necesitan ingreso hospitalario para su recuperación.

Uno de los indicadores que anticipa la llegada de una nueva oleada de la pandemia es la tasa de contagios (Rt), ya que muestra el promedio de contagios que se producen a raíz de un sujeto infectado. Cuando cada enfermo de COVID contagia a menos de una persona de su entorno la enfermedad se da por controlada y hablaríamos de transmisión comunitaria cuanto más se supere ese porcentaje.

Ese parámetro está en estos momentos en 1,22 y no ha dejado de crecer desde que el 3 de septiembre “toco suelo” en los 0,77 contagios por cada infectado. Con la llegada del frío empezó a crecer y a principios de noviembre se superó el umbral crítico de 1 contagiado por infectado. Así hemos llegado a la actual Rt, una de las más alta en los últimos 20 meses.

Estos datos hacen que internistas como el Dr. Olalla apuesten en COPE por la realización de pruebas diagnósticas cuando tengamos síntomas compatibles con la COVID o si no estamos vacunados, aunque nos recuerda que “realizarse un test antes de acudir a una reunión familiar nos puede dar una falsa sensación de seguridad. Los que se hacen voluntariamente son de antígenos, que son rentables sobre todo para los casos sintomáticos. Por tanto, la primera pregunta que tenemos que hacernos es si tenemos síntomas que puedan ser compatibles con la COVID-19 (fiebre, tos, expectoración...) y aunque sean leves debemos realizarnos un test de antígenos y no entrar en demasiado contacto en reuniones. En segundo lugar, ni no tengo síntomas y estoy vacunado, podría acudir a esa reunión razonablemente tranquilo. Sin embargo, si no estoy vacunado, lo suyo sería también hacerme un test y ser prudente en esa reunión, aunque dé negativo. Tanto porque yo me puedo contagiar como porque puedo actuar como vector de la infección”.

El aumento de casos, la alta tasa de contagios y la positividad de los test, hace que también el Consejo General de Colegios de Médicos (CGCM) vean la necesidad de adoptar medidas de forma que “cohesionen y marquen una senda común, coherente y racional”.

MASCARILLA Y AFOROS REDUCIDOS

Si la incidencia acumulada y la tasa de reproducción de virus son indicadores fundamentales para predecir la evolución de la pandemia, también lo es la tasa de positividad de las pruebas de detección. En estos momentos se supera en España el 5% y los epidemiólogos recuerdan en COPE que es el límite en el que se considera que la crisis se descontrola y se empieza a perder el rastro de los contagios.

Estos datos llevan al doctor Héctor Verea, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Coruña, a recordarnos en COPE que la mascarilla es un eficaz medio de protección, aunque añade que “es lamentable que al inicio de la pandemia ninguna autoridad sanitaria mundial advirtiese del riesgo de las microgotas y los aerosoles en la propagación de las enfermedades respiratorias como cursa la COVID-19 o la gripe. En este sentido, más mascarillas e igual a menos gripe”.

A esto hay que añadir que España en su conjunto se sitúa en nivel de riesgo medio y las restricciones recomendadas por la Comisión de Salud Pública para ese nivel 2 incluyen el cierre de bares y restaurantes a las 11 de la noche y a la una de la madrugada para las discotecas, además de reducir aforos al 50%, prohibición de consumir en barra y la limitación a 10 comensales por mesa.

Si siguiera aumentando la incidencia y superáramos los 300 casos en Navidad, como ocurre ya, por ejemplo, en la Comunidad de Navarra, los comensales serán un máximo de 6 y los aforos al 25%. Además, en ese nivel 3 de riesgo, las discotecas tendrían que cerrar. En este documento, Sanidad apuesta también por las mascarillas y la distancia física en todos los niveles y por volver a fomentar el teletrabajo a partir de una incidencia de 300 casos.




Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Mañana Fin de Semana

Con Antonio Herraiz

Reproducir
Directo La Mañana Fin de Semana

La Mañana Fin de Semana

Con Antonio Herraiz

Escuchar