Más directos

Las lágrimas de Felipe González al despedirse de Rubalcaba: "Ya le hecho de menos"

En la capilla ardiente del Congreso

Vídeo

 

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:25

El expresidente Felipe González ha despedido emocionado, limpiándose las lágrimas de los ojos, al que fuera portavoz y ministro de Educación de su Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, en la capilla ardiente instalada en el Congreso, a la que ha llegado acompañado de su mujer, Mar García Vaquero.

González, que a su llegada se ha cruzado con los reyes eméritos, que abandonaban la Cámara, ha conversado durante varios minutos con el Rey Juan Carlos, así como con el presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, a quien ha saludado con un abrazo breve.

El Rey Juan Carlos I, el expresidente del Gobierno Felipe González y Pedro Sánchez en el Congreso

El Rey Juan Carlos I, el expresidente del Gobierno Felipe González y Pedro Sánchez en el Congreso  (EFE)

El expresidente del Gobierno, Felipe González, ha expresado su sentimiento de pérdida de un amigo por el fallecimiento de Alfredo Pérez Rubalcaba y de dolor por haber sufrido una "conversación interrumpida que merecía la pena mantener otros cuarenta años" con él.

"Lo echo de menos ya y estoy seguro de que lo voy a echar de menos y voy a echar de menos esa conversación interrumpida", ha dicho con emoción en declaraciones en el Congreso, tras visitar su capilla ardiente.

González ha recordado que él tenía 35 años y Rubalcaba 25 cuando se conocieron y que desde entonces, como diría el escritor colombiano Gabriel García Márquez, habían mantenido una "conversación que la muerte ha roto bruscamente".

La última vez que hablaron fue hace una semana, a propósito de la visita a República Dominicana que Rubalcaba empezaba mañana y donde iba a pronunciar "un par de conferencias".

Hablaron también del proceso de paz en Colombia y de la "preocupación" al respecto "de algunos de los que habían mediado para acabar con el terrorismo de ETA", ha apuntado el expresidente.

Tras señalar que Rubalcaba era el "político con más capacidad e inteligencia de la política española" y que era capaz de trabajar 16 y 17 de horas, se ha mostrado convencido que todos los elogios que ha recibido desde su fallecimiento eran merecidos y sus palabras han sido acogidas con aplausos en el patio del Congreso.

El velatorio de Rubalcaba ha hecho coincidir a Felipe González con el que fuera su vicepresidente Alfonso Guerra tras décadas distanciados y ambos se han saludado con un apretón de manos.

Alfonso Guerra saluda al Rey Juan CArlos I en la capilla ardiente de Rubalcaba

Alfonso Guerra saluda al Rey Juan CArlos I en la capilla ardiente de Rubalcaba (EFE)

Numerosos ministros de los gobiernos de González en los años 80 y 90, como Pedro Solbes, José Barrionuevo, Joaquín Almunia, Rosa Conde, Matilde Fernández, José Luis Corcuera, Consuelo Rumí, Narcis Serra, Luis Atienza y Ángeles Amador, han llegado prácticamente al mismo tiempo que él para dar el pésame a la familia en una especie de histórica comitiva.

Los líderes territoriales del PSOE que no pudieron visitar ayer la capilla ardiente lo han hecho este sábado, entre ellos el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page; el valenciano Ximo Puig y la balear Francina Armengol, así como el primer secretario del PSC, Miquel Iceta; el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, y la de los socialistas vascos, Idioa Mendia.

Vídeo

 

En la delegación vasca se encontraban el que fuera presidente del PSE-EE Jesús Eguiguren (2002-2014) y el exministro Ramón Jáuregui.

Especialmente emocionados se ha visto a Ximo Puig y a la expresidenta andaluza Susana Díaz, que ha asistido por segundo día, como su predecesor en la Junta, José Antonio Griñán, y el presidente aragonés Javier Lambán.

Carmen Romero, exdiputada y exmujer de Felipe González, y el alcalde Valladolid, Óscar Puente, han sido otras de las figuras de la historia y del presente del PSOE que han expresado el dolor de toda la familia socialista por la pérdida de uno de sus referentes.

Lo más