Boletín

El estremecedor testimonio de la abuela de los menores asesinados en Godella: "Estoy destrozada. Me lo temía"

Noemí ha explicado que su hija llevaba mucho tiempo psicológicamente mal

La abuela materna de los menores asesinados en Godella denunció la situación que vivían sus nietos

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:30

“Estoy destrozada. Se veía venir. Me lo temía.” Es el testimonio de Noemí Mensua, la abuela materna de los niños asesinados en Godella en una entrevista concedida al programa “Espejo Público”. Tras cuatro días en paradero desconocido, Noemí ha decidido alzar la voz y explicar cómo se siente tras el asesinato de sus dos nietos, presuntamente a manos de su madre. Noemí ha contado que su hija estaba psicológicamente mal desde hacía mucho tiempo. “Desgraciadamente, ha ocurrido, pero hice todo lo que pude para que mi hija estuviera bien. Pero ella estaba mal desde hace tiempo”.

La madre de los dos menores, María Gombau, tenía diagnosticada esquizofrenia. Llevaba tiempo sin medicarse, lo que pudo ser determinante para que decidiera acabar con la vida de sus propios hijos. Pese a los intentos de la familia de ayudar a María, ésta se negaba: “Nosotros hemos intentado ayudarla en muchas ocasiones, pero no se dejaba. Yo me ocupaba de lo que podía.” De hecho, en los días anteriores a estos crímenes, Noemí pidió ayuda hasta en dos ocasiones. En un primer momento se puso en contacto con los servicios sociales para informarles que el menor de tres años y medio llevaba veinte días sin ir al colegio: “No tuve más remedio que denunciar lo que ocurría.” También el pasado 11 de marzo, alertó a la policía para que se presentaran en la casa okupa donde vivía María junto a su pareja Gabriel. Los agentes dictaminaron que todo estaba en orden.

Por este motivo, María veía en su propia madre una enemiga por intentar quitarle la custodia de sus hijos: “Los pequeños eran los menos culpables de todo esto. Estamos destrozados”, lamenta la abuela.

Ni María Gombau ni Gabriel Salvador han reconocido todavía ser los culpables de la muerte de sus hijos. La presunta autora de los crímenes permanece ingresada en el hospital de Llíria, sin decir una palabra. Se negó a declarar ante el juez, que se desplazó hasta el centro sanitario. Ambos están acusados de presunto homicidio.

Etiquetas

Lo más