COPE

Descubren el posible error del accidente del cabo Pozo, el paracaidista que chocó contra la farola

El cabo primero Luis Fernando Pozo descendía con la bandera de España el 12-O cuando impactó contra una farola

Descubren el posible error del accidente del cabo Pozo, el paracaidista que chocó contra la farola

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 15:07

El desfile de la Fiesta Nacional de este 12 de octubre dejó una imagen para la historia. Uno de los dos paracaidistas que descendían del cielo, el que portaba la bandera de España, se golpeó contra una farola y quedó atrapado unos minutos en mitad del Paseo de la Castellana.

Se trataba del cabo primero Luis Fernando Pozo, famoso por ser un militar con más de 900 saltos en su haber, pero sobre todo, por la “humildad” y la “gran persona” que es, tal y como dictan sus compañeros.

Cientos de miles de comentarios fueron los que llegaron al cabo Pozo apoyándole y animándole a que sea elegido nuevamente para saltar en el desfile del año que viene. Hasta incluso los Reyes y el presidente en funciones, Pedro Sánchez, se preocuparon por su estado personalmente.

Sobre el accidente, la Brigada Paracaidista (Bripac) ha abierto una investigación por lo sucedido. Los vídeos han sido revisados en innumerables ocasiones y un experto con décadas de saltos, así como instructor de paracaidismo del Ejército del Aire ha dado su veredicto: “El tráfico lo hizo mal, pese a llevar delante a otro paracaidista para indicarle el tráfico a realizar. Hay que hacer un slalom ('zigzagueo') para no pasarte del objetivo, con giros planos, soltando poco los mandos para que el paracaídas no ‘penetre’ o no baje en picado en el giro, y el cabo primero de la Bripac soltó de golpe esos mandos y por eso bajó tan bruscamente”, afirmó rotundamente en el Confidencial Digital.

Este experto afirma que de no haberse golpeado contra la farola, “habría tenido que hacer un giro para el que ya no tenía espacio y se hubiera chocado contra el suelo”, en lugar de aterrizar de forma correcta.

Respecto a las condiciones meteorológicas, este instructor de paracaidismo asegura que ese día no había viento: “Así se puede comprobar en el papelillo rojo que indica si sopla, pues estaba caído”.

Para concluir, terminó diciendo que “la culpa del accidente no la tuvo el paracaidista”. El experto adjudica el problema a que se encargó este salto a la Brigada Paracaidista y no a la Patrulla Acrobática Paracaidista, como venía haciendo hasta 2018.

“No fue culpa del paracaidista”

Hasta hace dos años, los paracaidistas que descendían desde el avión con la bandera de España eran de la Patrulla Acrobática Paracaidista (Papea) del Ejército del Aire y no la Brigada Paracaidista del Ejército de TierraSe pensaba que iban a ir alternándose cada año. “En teoría le tocaba saltar a la Papea, pero lleva la Bripac dos años seguidos”, afirman otras fuentes a este medio.

Por tanto, en este análisis no se responsabiliza del accidente al cabo primero Luis Fernando Pozo. El mismo Ejército de Tierra alabó al experimentado paracaidista pues había realizado “cerca de mil saltos”, un auténtico experto.

“Los paracaidistas de Tierra no se dedican a esto, 600, 700 saltos en 30 años no es nada”, apuntan fuentes a la Papea, según el Confidencial Digital. “En la base de Alcantarilla (Murcia), un miembro de la Papea salta todos los días, y es un experto en control táctico de combate, mientras que los militares de la Brigada Paracaidista en Paracuellos (Madrid) saltan una vez a la semana”, sentencian.

Dicen que la precisión al tocar la tierra que exigen en la Papea es extrema y mucho mayor que en la Bripac. Los paracaidistas del Aire colocan hasta una moneda en el suelo para acertar con total precisión. Esto se llama “hacer pea”.

En un vídeo reciente de la Papea, muestran cómo un miembro de la Patrulla Acrobática Paracaidista logra realizar un perfecto aterrizaje.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo