La ambiciosa reorganización de Vox: “No tendrá nada que ver con el actual”

El partido de Santiago Abascal trabaja para adaptarse al crecimiento de la formación durante el último año 

Vox

Vox (EFE)

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:54

Vox trabaja en un ambicioso plan de reorganización interna con el que quiere adaptarse al crecimiento de la formación durante el último año y su entrada en prácticamente todas las instituciones. Las bases de este programa son una ampliación de su plantilla profesional en toda España y un plan de formación a sus cuadros en materia de comunicación.

"El Vox que se ha conocido hasta ahora con el Vox que va a haber no tiene nada que ver", ha asegurado a Europa Press el secretario general de la formación, Javier Ortega-Smith, quien subraya que el objetivo es asentar un partido "mucho más preparado" y menos "amateur".

En agosto de 2017, Vox contaba con cerca de 3.500 afiliados y menos de una decena de concejales repartidos por pequeños pueblos en diferentes provincias españolas. Tan solo dos años después, sus militantes superan los 50.000 y el partido está presente en el Congreso, el Senado, el Parlamento Europeo, varios parlamentos autonómicos y cuenta con más de 500 concejales.

FIN A LA ETAPA 'AMATEUR'

Esto ha llevado a la Secretaría de Organización a preparar un plan que les permita adaptar su estructura a su nueva realidad, aprovechando además el crecimiento económico que les ha proporcionado la llegado a las instituciones. El diseño ha recibido ya el visto bueno del Comité Ejecutivo Nacional y estará totalmente en marcha en los próximos meses.

La primera pata del programa pasa precisamente por su equipo de organización interna. Hasta ahora ha sido el propio Ortega-Smith el que se ocupaba casi personalmente de la estructura de la formación en toda España y, también, de las tensiones internas que han ido surgiendo.

A partir de los próximos meses, habrá en nómina del partido responsables de organización territoriales que se ocuparán de dos o tres provincias exclusivamente. "Esto creemos que en poco tiempo va a dar muy buenos resultados", reconoce Ortega-Smith, que además de secretario de Organización es concejal en el Ayuntamiento de Madrid, diputado en el Congreso y abogado del partido.

El segundo foco de este programa pasa por la formación de sus dirigentes, tanto locales como autonómicos y nacionales. Muchos de ellos han llegado a las instituciones sin prácticamente experiencia política previa, por lo que serán instruidos en asuntos como organización, propaganda o comunicación pública.

"Pero la clave fundamental será trabajo, trabajo y más trabajo. Seguir trabajando duro y logrando que con el ejemplo cada vez sean más españoles los que den el salto a la política para esta labor tan importante de reconstruir España", argumenta Ortega-Smith.

DE CINCO A 50 EMPLEADOS

Con este nuevo impulso, Vox pasará de contar con una plantilla compuesta prácticamente por voluntarios, con solo cinco o seis personas con sueldo del partido, a tener en nómina a entre 50 y 60 personas en toda España.

"Comparado con otros partidos es algo aún muy pequeño, pero va a haber un salto cualitativo a partir de septiembre", insiste el secretario general, que está al frente de esta reorganización.

Lo más