La dura lucha contra ETA de Santiago Abascal contada por un amigo íntimo en COPE

El candidato de Vox a la presidencia del Gobierno creció en medio de las amenazas de la banda terrorista 

Vídeo

 

Álvaro Rubio
@AlvaroRubio8

Redactor COPE

José Melero Campos
@ImparablesCope

Redactor y presentador del programa "Imparables Cope".

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:15

Santiago Abascal es un producto de ETA”. Así de contundente se ha mostrado una de las personas que mejor conoce a la familia desde los tiempos del padre del líder de Vox. Se trata de Mikel Urrechu, que en los años de plomo luchaba por la libertad del País Vasco desde las filas del PP.

Urrechu conoció a Abascal cuando este apenas tenía veinte años. Fue a través de su padre, y luego se hicieron “amigos del alma”: “Por aquel entonces el padre de Santi era presidente del PP de Ayala, una comarca de Álava compuesta por once pueblos. Eran años en los que era imposible cubrir las listas electorales, ya que todas las semanas había varios muertos a manos de la banda terrorista. Por ello, Santi se vio obligado, por las necesidades, en meterse en política, casi por hacerle un favor a su padre”.

Urrechu tiene claro que si ETA nunca hubiera existido, Abascal sería sociólogo (la carrera que estudió en la Universidad de Deusto, en Bilbao) o regentaría la tienda de su padre (fallecido en 2017): “Santi es fruto de una situación extraordinaria. Su padre, que tenía un carácter afable, arrastró a toda la familia, y transmitió a su hijo valores como la caballerosidad, el respeto a los mayores, la generosidad, la cortesía, el honor... Y yo creo que por eso a Santiago hijo no le costó incorporarse en la lucha de su padre”.

Y es que la amenaza del terrorismo siempre sobrevolaba entre los Abascal, desde los tiempos de su abuelo: “Santi creció en medio de las amenazas. A muchos de sus familiares le pedían el impuesto revolucionario, que por cierto nunca pagaron. Las amenazas lo único que hacían era reafirmar sus convicciones”.

El sentido del humor y la tozudez son dos de las características que Mikel Urrechu destacaría de Santiago: “El humor lo ha mantenido siempre, incluso en situaciones de máxima tensión para quitarle hierro al asunto. Y es una persona con una clarividencia asombrosa, influenciado tal vez por Jaime Mayor Oreja”.

Hoy Santiago Abascal trabaja duramente para dar el salto a La Moncloa tras las elecciones del domingo diez de noviembre. Para ello deberá mejorar, y mucho, los resultados del pasado 28 de abril. Una empresa nada sencilla, aunque tal y como señala Urrechu, Abascal está acostumbrado a crecerse en los retos: “Cuanto mayor sea el reto, más se anima. Cuando Vox dio sus primeros pasos, su padre y yo lo veíamos muy difícil, pero no porque dudáramos de su capacidad de liderazgo, sino por el sistema electoral en España que beneficia al bipartidismo. Pero ha ido demostrando estos meses su talla política”.