¿Qué supone la rebaja de previsiones de Bruselas?

El empleo crecerá menos de la mitad. La deuda y el déficit se hacen estructurales

Imagen de recurso

 

Joaquín Vizmanos
@jmvizmanos

Jefe de Economía de COPE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 15:03

Bruselas ha tumbado las previsiones económicas del Gobierno a solo tres días de las elecciones generales. El crecimiento del PIB lo recorta cuatro décimas este año, al 1,9%, y otras tantas el próximo, hasta el 1,5%. Sin duda, lo más preocupante es cómo se va a traducir este claro frenazo en el mercado laboral.

La Comisión Europea pronostica que el ritmo de creación de empleo pasará del 2,2% en 2019 al 1% en 2020. En otras palabras, crecerá menos de la mitad. Pasaremos de generar más de 400.000 puestos de trabajo a menos de 200.000. El profesor José María Rotellar calcula en COPE que se traducirá “en unos 270.000 empleos menos”. Es más, considera que “con esos niveles de crecimiento, en una economía tan poco productiva como la española, podríamos entrar en un punto de inflexión y empezar a destruir empleo”. Lo que sí deja claro Bruselas es que la tasa de paro se estancará en el 13% de la población activa, es decir en los 3 millones de desempleados.

Con las cifras de Bruselas en la mano, los expertos advierten además de otro riesgo. El déficit público y la deuda “se hacen estructurales”. El primero seguirá por encima del 2% del PIB hasta 2021. La deuda pública, en el 96%. “Eso nos deja sin margen si vienen mal dadas”, señala el profesor del IESE Business School, Javier Díaz Giménez. Al final esto anticipa ajustes. Si no es por la vía del gasto público -y no parece- habrá que aumentar ingresos. Por lo general eso suelen ser más impuestos