COPE

El peligro que entrañan las 'tarjetas revolving': una deuda casi perpetua

La crisis ha revitalizado el uso de estas tarjetas a pesar de sus altísimos intereses

El interés por las tarjetas revolving se dispara un 42% en los últimos meses
@susmoneo

Redactora Economía Informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13:44

Son fáciles de obtener, no se necesitan muchos requisitos y nos permite pagar con un acuota mensual nuestras compras. Es la alternativa rápida a un crédito o a una financiación. Todo parece muy fácil: acordamos con el banco la cantidad que podemos o queremos pagar al mes y el máximo de gasto, de dinero que tendremos disponible. Alternativa también, en momentos de complicacion económica, a las tarjetas de crédito o débito en las que hay que pagar la compra de manera inmediata o a final de mes. Pero hay que tener mucho cuidado porque se puede convertir en una deuda perpetua. Una bola de nieve tal que algunas personas han tenido que pedir un crédito para poder anular la deuda contraida con estas tarjetas. Intereses muy altos y una mala planificación nos hará cautivos del banco.

GASTAR 900 EUROS Y PAGAR 2.900

Los intereses de las tarjetas revolving son mucho más altos que en cualquier otro crédito. En algunas entidades supera el 20% y eso que ya se han rebajado tras una sentencia del Tribunal Supremo que consideraba abusivas las condiciones. Algunos consumidores firmaron por un 27% de TAE anual. Otro aspecto es que el dinero que vamos devolviendo se suma de nuevo al saldo, es decir, vuelve a la tarjeta con lo que seguimos teniendo liquidez y si continuamos comprando la deuda sigue aumentando. Y hay que tener cuidado con las cuotas que se acuerdan porque si son muy bajas no llegaran a pagar los intereses y éstos se irán acumulando, sumando más y más al capital principal. En algun caso se llegó a pagar al término de una larguísima financiación de varios años 2.900 euros por un gasto real de 900.

SÓLO PARA COMPRAR UN FRIGORÍFICO

Los expertos financieros no rechazan estas tarjetas pero advierten de que hay que ser muy vigilantes con las condiciones que firmamos y con el el gasto o el uso que hacemos de ellas. Asegurarnos de las cuotas, los plazos y el interés, y ser muy organizado y disciplinado en las compras. El ejemplo más claro de utilidad está, nos explican, en una compra puntual para la que no tenemos liquidez. Por ejemplo un electrodoméstico. En los últimos meses se ha disparado el interes de los consumidores por estas tarjetas, ha aumentado en un 42%. El auténtico boom fue durante las crisis de 2008 y posteriormente en 2012 para las familias con dificultades que no cumplian los requisitos de los bancos para obtener un crédito.

En los tribunales hay miles de demandas tras la sentencia del Supremo de marzo de este año en que consideraba usura algunos intereses cobrados.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo